Cómo hacer un masaje reductivo en casa

Cómo hacer un masaje reductivo en casa

Disminuye tallas haciendo un masaje en casa. Si quieres bajar de peso fácilmente, esta es la opción.

El masaje reductivo es ideal para personas con sobrepeso leve y no con obesidad. Se puede realizar este tratamiento hombres y mujeres, desde los 18 años hasta aproximadamente los 70 años.

Se basa en movimientos un poco fuertes sobre las zonas que tienen más grasa (piernas, abdomen, caderas o el culo), con el fin de movilizar los fluidos, eliminar toxinas y activar los diversos sistemas del organismo.

Para hacer un masaje reductivo en casa necesitarás:

Un poco de alcohol medicinal (líquido o en gel), algodón común o en discos, una esponja firme (puede ser una lufa o un guante exfoliador suave), una crema reductora y un reloj.

Pasos:

  1. Limpia la zona con un poco de alcohol y algodón, suavemente para no irritar la piel.
  2. Con la esponja masaje la zona con movimientos circulares pequeños, en el sentido de las agujas del reloj. Luego vuelve a limpiar la zona para retirar las células muertas que se hayan desprendido.
  3. Aplica la crema reductora y masajea con movimientos que presionen el músculo, para permitir una buena penetración y activar la circulación sanguínea.
  4. Da pequeñas palmadas en cada zona (sin provocarte dolor, pero no demasiado suaves) por unos 30 minutos. Esto hace una suave contracción muscular continua que ayuda a quemar las grasas y a tonificar la piel, reduciendo medidas.
  5. Finaliza el masaje reductor con una ducha caliente de unos pocos minutos, y termina con agua fría.

Las tallas pueden bajar en el momento y luego volver a aumentar. Por ello, el tratamiento debe acompañarse de dieta y ejercicio para mejores resultados.

También podría gustarte