2006-03-23 13:54:55 Por: Redacción

Enemigas a evitar

Unas piernas cuidadas y sin varices

Enemigas a evitar

Enemigas a evitar

Cuidados y tratamientosLas malas posturas, el sedentarismo y los hábitos poco saludables pueden dejar sus marcas. Unos cuidados mínimos te ayudarán.Un problema con muchas causasSi pasas muchas horas de pie o permaneces casi todo el día sin levantarte de una silla; si cruzas a menudo las piernas cuando te sientas; si realizas esfuerzos físicos; si eres fumadora, si estás embarazada o si realizas trabajos físicos demasiado fuertes, eres una candidata perfecta a tener varices. Si, además, tu madre las ha tenido y estás tomando anticonceptivos orales, las probabilidades de padecerlas aumentan.Una variz es, en realidad, sólo una vena que se ha dilatado como consecuencia de un trastorno circulatorio. Cuando la sangre retorna al corazón a través de las venas, lo hace "trepando" contra la fuerza de la gravedad. Si la circulación venosa no es fluida, puede acumularse en las venas y provocar una dilatación o variz.Puedes prevenir su aparición con unos buenos hábitos: evita pasar muchas horas sentada o de pie sin cambiar de postura de vez en cuando; intenta caminar al menos media hora diaria; lleva una alimentación sana, rica en frutas y verduras, y no te olvides de beber agua. Además, teniendo en cuenta que las pieles finas y secas son las que más sufren sus consecuencias, es conveniente que utilicen cremas muy emolientes que impidan que la dermis se reseque y alivie la tirantez y los picores.Técnicas muy efectivasLa presoterapia es una de las técnicas más conocidas, pero hay otras más novedosas que mejoran la circulación y facilitan la eliminación de líquidos. La maquina Chi produce un movimiento ondulatorio del cuerpo y aumenta la oxigenación celular.Más radical es la esclerosis, que consiste en introducir una solución que obstruye la vena para que la sangre no pueda pasar a través del vaso afectado y fluya por otros. Se hace de forma ambulatoria y sin anestesia, pero debe realizarla un médico.Cuídate con masajes y ejercicioSi tienes varices o problemas circulatorios en las piernas, aplícate cremas que mejoren la circulación de retorno y complementos con ruscus o flavonoides para fortalecer las paredes de las venas. Evita el calor excesivo porque empeora el problema y los masajes enérgicos, pero recurre a los drenajes linfáticos lentos y rítmicos desde el pie hacia el muslo.En la ducha, alterna los chorros ascendentes de agua caliente y fría desde el tobillo hacia los muslos. Mantén una actividad física constante, aunque sea ligera: nadar, caminar 30 minutos…Levántate de vez en cuando si estás sentada durante varias horas seguidas y eleva las piernas siempre que puedas. Evita la ropa ajustada y los tacones altos.Algunas recomendacionesSi tienes varices o pequeñas venitas, es mejor que no recurras a la cera para depilarte, porque el calor y el tirón pueden empeorarlas. Las cremas y espumas, las cuchillas, las depiladoras eléctricas o el láser son una buena alternativa.Las varices, además de un problema estético, pueden doler o producir sensación de pesadez. En una fase muy avanzada pueden provocar problemas serios de salud.La hidratación y el bronceado pueden disimular las varices. No dudes en utilizar un autobronceador y mantén la piel siempre bien nutrida.

Comentarios
Enemigas a evitar