Lo que no debería faltar en tu bolsa (nunca)

Desde elementos básicos como la billetera, la agenda y el celular hasta maquillaje y productos de belleza, lo que sí debes llevar en tu bolsa

Olvídate de llevar hasta el molcajete. Cargar exceso de peso genera problemas de columna, olvidar los básicos genera un ataque de pánico. Esto es lo que sí o sí debes llevar en tu bolsa:

  1. Desde elementos básicos como la billetera, la agenda y el celular hasta maquillaje y productos de belleza en caso de emergencia, esto es lo que no debería faltar en tu bolsa ¡jamás!
  2. Llaves, las del auto, la casa, la oficina, las básicas. Evita llevar montonal de llaves que ni siquiera sabes de dónde son.
  3. Monedero o cartera. Aguas con las sorpresas. Además de tus tarjetas de crédito, siempre es conveniente traer algunos billetes dentro de la cartera para emergencias, pueden salvarte ante cualquier eventualidad.
  4. Toallas femeninas. Hablando de emergencias, siempre hay que contar con alguna toallita femenina en la cartera lista para la ocasión. Si eres irregular con más razón.
  5. Alcohol en gel (gel desinfectante). Sobre todo si vamos a estar en contacto con comida. Estarás más protegida si antes te aplicas alcohol en gel.
  6. Crema para manos. Mantenlas hidratadas poniéndote un poco de crema cada vez que las lavas (y después del gel antibacterial).
  7. Bálsamo labial. Un bálsamo con protector solar es muy importante para mantenerlos sanos y hermosos. Puedes utilizarlo por debajo de tu labial o solo para dar un look más natural.
  8. Lentes de sol. Y si tienes miopía o astigmatismo, lentes oftálmicos. Según la ocasión. Los lentes de sol ayudan a filtrar los rayos UV y también previenen las famosas “patas de gallo”.
  9. Kit para el cabello. Cepillo, liga, pasadores (u horquillas) en caso de un date inesperado.
  10. Bateria extra. Actualmente, puedes conseguir algunas muy pequeñas que caben perfecto en tu bolsa para traerla siempre contigo.
  11. Audífonos. Desenredados y en un estuche. Uno nunca sabe.
  12. Celular. Seguro que es el único detalle que jamás olvidarás pero “por aquello de las malditas dudas”. Sí, solo en caso de emergencia (¡ay ajá!).