Los errores que (seguramente) estás cometiendo con tu perfume

Pues pongamos manos al perfume, estos son los errores que seguramente estás cometiendo con esa preciada sustancia aromática

Perfumes costosísimos, una gran inversión, y a los 3 meses ya no hay, ¿qué? O qué tal que te pones el perfume que más te gusta, y a los 30 minutos ya nadie; ni siquiera tú, percibes el aroma.

Pues pongamos manos al perfume, estos son los errores que seguramente estás cometiendo con esa preciada sustancia aromática.

  1. Con caja, por favor. Las cajas de las fragancias justamente mantienen el frasco en un ambiente seco y sin luz y eso es lo que necesita la sustancia. Así los aceites del perfume duran muchísimo más.
  2. Dime dónde lo guardas… El baño es un epic fail. La humedad al que se ve expuesto el perfume en este lugar desgasta su composición y hace que su efecto no sea tan duradero.
  3. El perfume en la ropa. ¡Error! Lo ideal es comprar una crema hidratante neutra (sin olor) y cada vez que uses tu perfume preferido te pones un poco de crema hidratante antes y así el aceite del perfume penetra mejor y por más tiempo.
  4. Las muñecas. Frotarse las muñecas es pésima idea. Esta costumbre no es ajena a nadie. Aplicarse el aroma en las muñecas para luego frotarlas entre sí hará que se rompa la estructura de la fragancia, por lo que se recomienda aplicar el chorro y dejar que se seque naturalmente.
  5. La diferencia entre tú y yo… No es lo mismo Eau de toilette que Eau de parfum. Los dos son perfumes pero tienen distintas concentraciones de aceites. Como regla general, el Eau de parfum dura más.

Y si en tu vocabulario está también el Eau de cologne, debes saber que es una denominación registrada como la marca de perfume más antigua del mundo. Y dura menos (en tu piel y en tu armario) que el Eau de toilette y el Eau de parfum.

Por último, se recomienda aplicarlo en los puntos de pulso: las muñecas, detrás de las orejas, el cuello, el pecho y los codos.