Lucha contra la ansiedad

Lucha contra la ansiedad

Lucha contra la ansiedad

Nuestra actitud mental determina la forma en que nos enfrentamos al mundo. Para hacerlo con optimismo existe una sencilla técnica taoísta llamada la "sonrisa interior".
Busca un lugar tranquilo, cierra los ojos y respira pausadamente. Imagina que en el centro de tu vientre se va formando una sonrisa y que, poco a poco, se expande por todo tu interior. Una vez que tengas práctica, podrás realizarlo en cualquier lugar. Es un excelente remedio para combatir el estrés y los estados de ansiedad.El dulce que no engorda¿Sientes unos deseos irrefrenables de comer algo dulce, pero llevas un control exhaustivo sobre las calorías que deben entrar en tu dieta? No te preocupes por esto, porque la solución es bien sencilla. La gelatina es una excelente fuente de proteínas y, además, tiene 0% de grasa.
Si quieres variar la receta original, añade una pieza fruta natural cortada en trocitos. También puedes hacerla mitad con agua y mitad con gaseosa, para darle un toque más chispeante. En cualquier caso, acabarás con el antojo de algo dulce y sin engordar un sólo gramo.Las frutas, las mejores aliadasComo decía Súper Ratón, ¡hay que súper-vitaminarse y súper-mineralizarse! Sigue su consejo con la siguiente receta, una ensalada de frutas con la que cubrirás todas las necesidades de vitamina C del día.
Coge un bol grande y trocea un kiwi, añade una cucharada de frambuesas o de arándanos, medio mango, una rodaja de piña fresca y tres fresones. Por algo menos de 150 calorías, te sentirás deliciosamente llena, y sin que sea un sacrificio. Para conseguir un sabor diferente, puedes echar un chorrito de agua de azahar o de rosas.Combate los dolores de cabezaPara las que sufren dolores de cabeza, jaquecas, problemas de espalda, ataques de ansiedad o insomnio, el masaje sacrocraneal es el mejor remedio. Se realiza con mucha suavidad a lo largo de la cabeza y de la columna, con gestos muy delicados que restablecen la circulación linfática y el flujo energético.
Si todavía no lo conoces, acude a un instituto o centro de belleza donde lo practiquen (en muchos de ellos ya se encuentra entre sus servicios), aunque lo ideal es que sea tu propia pareja el que te lo dé.

También podría gustarte