Manchas en la piel

Manchas en la piel

Manchas en la piel

Sin duda alguna, junto con las arrugas y la flaccidez son uno de los signos más evidentes e inequívocos de envejecimiento. Y es que las manchas arruinan nuestro sueño estético de lucir una piel uniforme e inmaculada. ¿De quién es la culpa? De la acumulación de radiación ultravioleta. De hecho, los dermatólogos estiman que el 63% de las manchas se deben al sol. Te recuerdo que todos nacemos con un patrimonio solar que viene predeterminado genéticamente y que establece el número de horas que puede exponerse una piel, a lo largo de su vida, a la luz solar. Pero este capital solar es limitado y las repetidas exposiciones solares acaban por agotarlo. Cuando esto ocurre, para nuestra desgracia, la piel almacena en su disco duro cada rayo que hemos tomado, hasta que se ha cubierto ese cupo. Entonces se produce una alteración en la producción de melanina y es precisamente en ese momento en el que las manchas hacen acto de presencia en las zonas más expuestas: cara, escote y manos. A esto se añade que, conforme cumplimos años, la epidermis se afina y la renovación celular se ralentiza. Si, además, se unen los cambios hormonales propios de la menopausia, todo hace que nuestra piel sea muy vulnerable a la aparición de hiperpigmentaciones. Un dato que te puede servir de consuelo, aunque no te ayude a eliminar las manchas, es que el 90% de las personas de raza blanca, mayores de 50 años, tiene manchas o hiperpigmentaciones.Pero no hay una única razón para las manchas. Junto a la acción de los rayos ultravioleta, las alteraciones bruscas de los niveles hormonales ?embarazo y menopausia, por ejemplo? o la ingesta de determinados medicamentos, como los antibióticos, los sulfamidas o los anticonceptivos orales, ha quedado demostrado científicamente que la formación de grandes acumulaciones de melanina ?que no son otra cosa que las manchas? también puede deberse a un mecanismo de defensa frente a situaciones concretas, como pueden ser el estrés o la utilización de productos demasiado irritantes.Por eso es muy importante determinar el origen de estas manchas para, de esta forma, diagnosticarlas correctamente y aplicar el tratamiento más adecuado para eliminarlas. Estos son los tipos de manchas más comunes:- Pecas o efélides: aparecen desde la infancia y suelen predominar en personas con la piel y el pelo claros, especialmente en rubios y pelirrojos, pero tampoco están inmunes los castaños con piel blanca. Son de color marrón claro u ocre. Permanecen en el rostro, más discretamente, durante todo el año, pero especialmente en verano se intensifican, aumentan de tamaño y de número debido a la estimulación de la radiación solar.- Lentigos solares: también llamados lentigos actínicos. Son manchas de color marrón ?más o menos intenso?, lisas, sin relieve y, generalmente, de bordes definidos. Suelen aparecer en el rostro, el escote, las manos y los antebrazos después de una sobreexposición solar, independientemente de la edad, porque la causa principal que los provoca es el exceso de sol.- Melasma: también conocido con el nombre de cloasma o "paño de embarazada". Se trata de manchas marrones oscuras, extensas, en placas irregulares, que aparecen, generalmente, en el rostro, la frente y el labio superior. Su aparición se debe a cambios hormonales que provocan una estimulación local de los melanocitos, las células que contienen melanina y dan color a la piel. Las principales candidatas a padecerlas son mujeres en estado de gestación, aquéllas que toman anticonceptivos orales y también las que han entrado en la menopausia. Es importante tener en cuenta que la radiación solar estimula el oscurecimiento de este tipo de hiperpigmentaciones, que pueden llegar a ser permanentes.Una prueba evidente de que las hiperpigmentaciones son uno de los problemas estéticos que más preocupan es que seis de cada 10 visitas al dermatólogo son relativas a las manchas. Hasta hace unos años, la mejor manera de combatirlas era con tratamientos medicoestéticos. Aunque se siguen utilizando, las nuevas plataformas de láser se han convertido en lo más efectivo para acabar con ellas definitivamente.- Tratamiento para manchas en el rostro (melasma). Estas pigmentaciones rebeldes a los tratamientos y, por lo general, de profundidad variable, requieren una fórmula de acción combinada: un tratamiento de choque en consulta y un seguimiento posterior en casa. El protocolo que proponen en la Clínica Mira+Cueto consiste en combinar el láser fraccionado Píxel y después se deberá continuar en casa con la aplicación de fórmulas magistrales despigmentantes, totalmente personalizadas, de acuerdo con la respuesta y necesidades de cada piel. El láser Píxel, al contrario que otros láseres tradicionales, únicamente trata una "fracción" pequeña y deja el resto del tejido intacto. Más información: Clínica de Medicina Estética Mira+Cueto. Telf.: 91 563 25 14.-Tratamiento para las manchas del escote. Las hiperpigmentaciones en esta zona suelen estar provocadas por el exceso de sol y se presentan como pecas de color café con leche. También es frecuente la aparición de formaciones costrosas, con relieve y aspecto de verrugas, que se denominan queratosis seborréicas, frecuentes a partir de los 40 años. En la clínica Ordás recomiendan, para la eliminación de ambas, el láser Alejandrita, que actúa como una goma de borrar. Tras la sesión, se forman una especie de pequeñas costritas que se caen después de ocho o 10 días. Sin embargo, para tratar las telangectasias, capilares dilatados de color rojo y en forma de araña, que también aparecen en el escote, se utiliza el láser Decolorante Pulsado, que tiene afinidad con el color rojo e impacta con la hemoglobina. Más información: Clínica Ordás. Telf.: 91 343 14 32.