Uno de los básicos de belleza

Uno de los básicos de belleza

Uno de los básicos de belleza

Es un paso obligatorio para tener una piel sana. Aprende cómo hacerlo de forma correcta.No es conveniente que exageresYa sabemos que la limpieza es uno de los básicos de toda rutina de belleza, pero seamos sinceras ¿a qué también es el paso más aburrido? Y también uno de los que más veces nos saltamos. Siempre tenemos una buena razón a mano. No nos hemos maquillado, estamos muy cansadas. Total, por una vez, ¡qué más da! Pero eso no son razones, sino excusas. Excepto lo del agotamiento, descripción que se queda corta para definir cómo nos sentimos al final del día.Aunque lo más corriente es que te saltes la limpieza, también se puede caer en el vicio contrario. Al fin y al cabo, la piel es un órgano, sobre todo de protección, y para ejercer bien su función requiere su propio escudo de defensa, el manto hidrolipídico, formando principalmente por una mezcla de sebo y sudor.Cuando nos lavamos, cometemos una agresión contra él, que tarda al menos media hora en recuperarse. Y si la limpieza se produce con un producto muy abrasivo, puede que aún le lleve más tiempo. ¿El resultado? Una piel muy seca, que se irrita con facilidad, con picores y erupciones. Unos problemas que se agravan aún más en pieles de naturaleza sensible. Por eso, cuanto más delicada sea la piel, más suave y menos frecuente ha de ser la limpieza, siempre con productos específicos que aporten hidratación y tengan activos poco agresivos.Los ojos: un trato muy especialLa pregunta más corriente es ¿sirven las limpiadoras del rostro para los ojos? En principio, no. Exceptuando aquellas fórmulas que especifican que valen para ambos, es mejor invertir en un producto específico para esta área, que haya sido sometido a pruebas oftalmológicas y que no irrite ni aporte grasa.No dudes en invertir en un desmaquillador específico, recordando que si usas maquillaje "waterproof", tiene que ser, además, una fórmula que elimine productos resistentes al agua. Moja un algodón con el desmaquillador y presiónalo contra el ojo durante unos segundos para disolver el maquillaje. Después, muévelo de un lado a otro, con cuidado y sin tirar. Para eliminar los restos de máscara en la raíz de las pestañas, dobla en dos el disco de algodón y con el canto, acabarás con el color sin problemas.No más excusas1. "NO ME HACE FALTA, YO NO ME PINTO"A lo largo del día, se deposita sobre la piel una ligera capa formada por el sebo y la grasa naturales. Eso no es nada, comparándolo con la película de humo y metales pesados que deja sobre la epidermis la contaminación. Por eso, conviene retirar esos elementos cada noche.2. "UNA VEZ AL AÑO, NO HACE DAÑO"No es grave que un día no nos desmaquillemos, pero, generalmente, nos saltamos el proceso con cierta frecuencia. El problema radica en que la suciedad se acumula en los poros, se oxida y se forman puntos negros. Además, las pieles mixtas y grasas sufren en mayor medida.3. "ESTOY MUERTA DE CANSANCIO"Es un error bastante frecuente dejar la limpieza para antes de irnos a la cama. En ese momento ya no estamos para nada. Por eso, hay que realizar el proceso nada más llegar a casa.4. "ME ABURREN EL TÓNICO Y LA LECHE"Aunque en España la leche limpiadora es el método más utilizado, no es el único. Existen otros: jabones sobreengrasados para pieles secas o las cómodas toallitas. Date una vuelta por tu tienda de cosméticos favorita y te encontrarás con todas las opciones que quieras.