Cuidar la dieta en diciembre sí es posible, ¿quieres saber cómo?

¡Que la navidad no arruine tu dieta! ¿Quieres saber cómo cuidarla mientras disfrutas de los platillos típicos de la temporada? Nosotros te damos algunos consejos:

 

Escoge inteligentemente

Si estás siguiendo una dieta estricta no tienes por qué sentirte culpable estas fechas por disfrutar de la cena navideña, siempre y cuando elijas con sabiduría aquellos platillos que vas a degustar. Si quieres probar de todo, lo mejor es que evites repetir plato.

 

Cuida las porciones

Que la mesa esté llena de comida no significa que debas tomar un plato y llenarlo completamente, ya que seguramente estarás satisfecha antes de probar todo lo que te serviste. Los expertos aconsejan que te sirvas una porción de tamaño normal, y que al terminarla, esperes por lo menos media hora para volver a comer. ¿Por qué hacer eso? Porque sólo así sabrás si ya estás satisfecha, o aún deseas comer algo más.

 

¿Pavo? ¡Sí!

El pavo es uno de los platillos principales de la noche, y lo mejor de todo es que al ser bajo en grasa puedes comerlo sin remordimientos; mucho más si le quitas la piel. Así que el pavo, ¡bienvenido sea!

 

Ten cuidado con lo que tomas

Sabemos que durante la cena navideña hay también un montón de bebidas deliciosas, pero debes cuidar la cantidad de alcohol que ingieres para evitar excesos. Lo más aconsejable es que tomes un vaso de alcohol x un vaso de agua. De esa manera ahorrarás calorías y te mantendrás hidratada, lo que se traduce en ¡adiós resaca!

Los expertos también aconsejan evitar tomar refresco, y mejor preferir las opciones de bebidas naturales.

No te olvides del ejercicio

Aunque estos días está de súper flojera hacer ejercicio, debes procurar hacer por lo menos un poco si es que no quieres arrepentirte a principios del año.

 

No abuses de los dulces y azúcar

Este es un mes en el que la gente suele regalar detalles como galletas, dulces, pastelillos, etc. No debes privarte de comer algunos bocadillos, pero tampoco abuses de la temporada para comer todos los dulces que no comiste en el año.