Oración para el Día de San Patricio

Oración para San Patricio

El Día de San Patricio se celebra cada 17 de marzo.

Esta oración para el Día de San Patricio tiene muchas versiones. Según la tradición fue creada por el obispo Patricio de Irlanda para convertirse, junto con 8 de sus hermanos, en ciervos mientras caminaban por el bosque y estaban siendo acosados por el druida Tara. Desde entonces es conocida como una poderosa oración de protección y de invocación al Señor.

“Me envuelvo hoy y ato a mí

una fuerza poderosa

la invocación de la Santísima Trinidad

y las tres divinas personas.

Me envuelvo hoy y ato a mí

la fuerza de Jesucristo,

Hijo de María siempre virgen,

con su bautismo,

la fuerza de su crucifixión y entierro,

la fuerza de su resurrección y ascensión

la fuerza de su vuelta

para el juicio de la eternidad.

Me envuelvo hoy y ato a mí la fuerza del amor de los querubines,

la obediencia de los ángeles,

el servicio de los arcángeles,

la esperanza de la resurrección para el premio,

las oraciones de los patriarcas,

las predicciones de los profetas,

las predicciones de los apóstoles,

la fe de los mártires,

la inocencia de las santas vírgenes,

las buenas obras de los confesores.

Me envuelvo hoy

y ato a mí el amor maternal

y la pureza virginal de María santísima,

hija de Dios Padre,

madre de Dios Hijo

y esposa de Dios Espíritu Santo.

Me envuelvo hoy

y ato a mí la fuerza de Dios para orientarme.

El poder de Dios para sostenerme,

la sabiduría de Dios para guiarme,

el ojo de Dios para prevenirme,

el oído de Dios para escucharme,

la palabra de Dios para apoyarme,

la mano de Dios para defenderme,

el camino de Dios para recibir mis pasos,

el escudo de Dios para protegerme,

los ejércitos de Dios para darme seguridad

contra las trampas de los demonios,

contra las tentaciones de los vicios,

contra las inclinaciones de la naturaleza,

contra todos los que desean el mal,

de lejos o de cerca,

estando yo solo o en la multitud.

Convoco hoy a todas

esas fuerzas poderosas,

que están entre mí y esos males

contra las encantaciones de los falsos profetas,

contra las leyes negras del paganismo,

contra las leyes falsas de los herejes,

contra la astucia de la idolatría,

contra los conjuros de brujas, brujos y magos,

contra la curiosidad que daña el cuerpo

y el alma del hombre.

Invoco a Jesucristo que me proteja

hoy contra el veneno, el incendio,

el ahogo, las heridas,

para que yo pueda alcanzar

abundancia en premio.

Jesucristo conmigo,

Jesucristo delante de mí,

Jesucristo detrás de mí,

Jesucristo a mi derecha,

Jesucristo a mi izquierda,

Jesucristo en la anchura,

Jesucristo en la longitud,

Jesucristo en altura,

Jesucristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí,

Jesucristo en la boca de todos los que hablan de mí,

Jesucristo en todo ojo que me ve,

Jesucristo en todo oído que me escucha.

del Señor es la salvación,

de Jesucristo es la salvación,

tu salvación, Señor, esté siempre con nosotros. Amén”