Sonali Mukherjee, mujer atacada en el rostro con ácido, busca justicia

Sonali Mukherjee busca justicia

Los daños ocasionados por el ácido destruyeron por completo su rostro.

Sonali Mukherjee sufrió de un típico ataque de la India. Los hombres enfurecidos lanzan ácido contra las mujeres para destruirle la cara, robando así toda su belleza.

Mukherjee fue presidenta de la Unión de Estudiantes, capitán del Cuerpo Nacional de Cadetes y una estudiante de honor que estudiaría un doctorado en sociología, a pesar de su modesto origen familiar, su padre trabajaba como guardia de seguridad en el estado indio oriental de Jharkhand y su madre era ama de casa.

“Yo había visto a mis padres luchar por las cosas más básicas, por lo que me esforcé para lograr algo grande para que yo pudiera darle a mi familia una vida mejor”, dijo.

Todo cambió en la vida de Sonali Mukherjee cuando tres estudiantes varones de la universidad comenzaron a acosarla. Ella no respondió a sus agresiones, debido a que ellos la amenazaban con matarla.

Al principio Mukherjee no dejó intimidarse, pero luego de tantas amenazas tuvo que ceder.

Un día que Sonali Mukherjee estaba dormida los tres hombres le arrojaron ácido en el rostro. “Todo lo que podía sentir era la enorme cantidad de dolor, estaba ardiendo, como si alguien me hubiera arrojado al fuego”, dijo a CNN 10 años después del ataque de 2003.

Entre las declaraciones la mujer dijo que se veía y sentía como un cadáver. “Casi no había vivido nada, pero ese incidente cambió todo el sentido de mi vida. Era como si la luz se hubiera ido de repente y la oscuridad me hubiese rodeado por todos los lados. No tenía esperanza, yo no sabía qué hacer”, agregó.

Un equipo médico ha logrado reconstruir sus labios, párpados y nariz, pero el desafío ahora es darle “algún tipo de una cara normal”.

Los hombres que la marcaron de por vida fueron liberados después de solo dos años de cárcel. “Mi padre gastó hasta el último centavo, con la esperanza de que obtendría justicia. Pero al final hemos perdido todo, mientras que los criminales están ahí afuera”, comentó la mujer.

Ella busca hacer justicia, pues considera que dos años de cárcel no es nada para estos hombres.

La India aprobó una ley que castiga a los atacantes con ácido a 10 años de prisión como mínimo.