La clave es el color

La clave es el color

La clave es el color

Negro absolutoEn este color, los jarrones y cuencos utilizados para decorar permiten recurrir a todo tipo de texturas, tamaños y formas. El negro es el color que más se utiliza en la cristalería de lujo, debido a que resalta mucho mejor el acabado y las formas sinuosas de las piezas. En este tipo de composiciones las ramas secas y las flores liofilizadas funcionan muy bien.Cálido naranjaEs en arreglos cerámicos, como el de la imagen inferior, donde realmente se aprecia la verdadera dimensión de los tonos calientes aplicados a la ornamentación. A modo de cascada, los cuencos se insertan unos en otros para conseguir un volumen mucho más llamativo. Las ramas con hojas de árboles y pequeños grupos florales son la elección más acertada.Seductor violetaTanto en vidrio transparente como en la versión translúcida, la gama de los tonos púrpura utilizada en estas piezas resulta original y llamativa. Forman un conjunto perfecto para colocar como grupo, sin necesidad de recurrir a flores y adornos para realzar su presencia.Topo y beige serenoElegante y sumamente sutil, las fomas cilíndricas y de botella son las mejores muestras para apreciar toda la fuerza cromática de unos tonos tan suaves. Gris, tostado y caramelo admiten tanto el cristal como los revestimientos cerámicos. Completa el conjunto una pequeña figura de una pareja de pájaros. Estos jarrones aceptan perfectamente como ornamentación las ramas de bambú y el exotismo de la flor del platanero.Verde naturalezaDe líneas curvas y en diferentes gamas de verde, los elementos de cristal encuentran en esta fórmula una acertada propuesta. Los frutos secos, las hojas sueltas y pequeñas ramas de gramíneas aportan una nota exótica a estas piezas transparentes.