Colorido estilo rústico

Colorido estilo rústico

Colorido estilo rústico

Una brillante reforma en una antigua vivienda puede dar como resultado diferentes atmósferas, en las que hacer sobresalir el color, notas de alegría e incluso ciertos toques de humor. Pese a ello, su interior no pierde la identidad original de la casa, fundamentada en un marcado estilo rústico, pero matizado con pinceladas muy actuales.Uno de los elementos más significativos de esta antigua casa de pueblo radica en la estudiada coordinación de los muros de piedra a la vista, y de las tarimas y vigas de madera, las cuales también quedan descubiertas. Como nota de contraste a esta atractiva mampostería se encuentra en el uso del color. Los tonos intensos y llamativos se han empleado para revestir las paredes cada espacio de la vivienda. Entre ellos brillan con luz propia: el anaranjado, el azul añil y el rojo fresa.Otro punto que destaca en la renovación de la casa es la apuesta por una mezcla de materiales tradicionales y más actuales. El acabado final, un juego de texturas, en el que la piedra adquiere el papel protagonista en la decoración. El resultado: habitáculos llenos de encanto y espacios amplios y liberados.Mobiliario escaso y a medidaAparte de las pinceladas alegres y llenas de color que revisten cada estancia la vivienda, también hay que hacer referencia a la destacada ausencia de complementos ornamentales. El mobiliario es más bien reducido para llamar la atención sobre las piezas restauradas y adquiridas en países exóticos.El dormitorio principal brilla por su sencillez. Lo más reseñable es el cabecero de la cama. Éste se ha confeccionado en hierro, y queda reforzado por la funcional cómoda con espejo. En la cocina también se ha tendido a la mezcla de elementos actuales con muebles más antiguos. Llama la atención la encimera revestida con gresite de una tonalidad marrón.Y por último, el salón una de las estancias más representativas. Su seña de identidad reside en un claro acento rústico realzado por los muros de mampostería. Con la finalidad de restar frialdad a la piedra se ha optado por colocar el techo y el suelo de madera. La peculiaridad de esta estancia se encuentra en el espacio reservado para la zona de trabajo. Un pequeño despacho conformado por una silla y un práctico escritorio.