Decoración Kitsch

Decoración Kitsch

Decoración Kitsch

El kitsch, además de ser un movimiento decorativo, es una manera de vivir. Se trata de una expresión artística que surge de la necesidad de expresar la felicidad de una clase media sin grandes metas intelectuales. Busca el placer por la ostentación y por el derroche de formas y colores. Fruto del consumismo, esta tendencia está totalmente en contra de lo funcional. ¿Cómo se traduce esto en la decoración? Te lo contamosLlevado a la decoración, el kitsch propone mesas de centro llenas de figuritas sin ninguna relación entre ellas, violetas sobre fondos dorados… Una amalgama de formas y colores difícilmente combinables y nada aconsejadas por el buen gusto.Asimismo, en las casas kitsch es habitual encontrar cientos de recordatorios de eventos familiares como comuniones, bodas y bautizos combinados con los adornos más vanguardistas. Los elementos ornamentales kitsch podemos encontrarlos en las tiendas de "Todo a cien": elefantes lilas, flores fosforescentes, vírgenes y santos. Pero este fenómeno podemos encontrarlo también en galerías de arte en las que las obras expuestas, ya sean escultóricas o pictóricas, logran saciar las necesidades culturales de muchos.