2008-10-08 12:02:15 Por: Redacción

Decoración y Vanguardias

En un salón vanguardista es fácil encontrar iconos del diseño moderno, como una silla Barcelona

Decoración y Vanguardias

Decoración y Vanguardias

La visión de ruptura que promovió en su día el Vanguardismo llega al diseño de algunas piezas mobiliarias, a pesar de que su fin no fue en inicio ser una corriente estética. Así, por vanguardia se designaría todo aquello que está por delante de las tendencias, lo último de lo último, lo más innovador, lo recién creado.En este sentido, la reinterpretación de las vanguardias, es la apuesta por la simultaneidad y concatenación de varias experimentaciones o "ismos". Así, tendríamos que recorrer la configuración propia de expresiones tales como el dadísmo, el expresionismo, el futurismo, el surrealismo o el impresionismo, entre otros. Llevados estos conceptos a la decoración, el vanguardismo trata de luchar contra lo antiguo, contra lo naturalista, contra todo lo que se relacione con el arte burgués.Los muebles originariamente vanguardistas son actualmente, clásicos que no dejan de reeditarse. De este modo, las viviendas denominadas "vanguardistas" están dominadas por una arquitectura marcadamente urbana con toques asimétricos y por un interiorismo poco recargado pero con elementos que buscan el choque visual.Así por ejemplo, en un salón vanguardista es fácil encontrar iconos del diseño moderno, como una silla Barcelona, de Mies van der Rohe, o una mesa E 102, de Eileen Gray. El empuje de los tubos de acero como materia prima para la fabricación de muebles marca esta época. Si deseamos que la vanguardia reine en nuestra sala de estar, nada mejor que decidirnos por alguna lámina cubista de Braque o Picasso, o por alguna composición de Mondrian o Kandinsky. Lo importante es que los lienzos están liberados de cualquier clase de intención figurativa, en pro de una plástica abstracta.

Comentarios
Decoración y Vanguardias