2007-06-12 13:43:48 Por: Redacción

Luz para el salón

Una buena solución consiste en combinar una luz de techo y luces bajas

Luz para el salón

Luz para el salón

Iluminar bien una estancia, hará que ésta sea más confortable, agradable y cómoda. En el caso del salón es muy importante, ya que pasamos mucho tiempo en esta habitación. Además se trata de un espacio en el que transcurren muchas actividades diferentes como leer, descansar, ver la televisión, escuchar música o recibir visitas. Es también un punto de encuentro y de ocio para toda la familia. Por todo ello es muy importante saber qué tipo de luz se debe emplear en cada momento, y dónde deberían ubicarse los diferentes puntos de luz para su buen uso.Antes de distribuir los puntos de luz hay que tener en cuenta los siguientes aspectos: por un lado hay que tener en cuenta el tamaño de la estancia y la disposición del mobiliario que la ocupa, así como el estilo decorativo al que responde. Asimismo son importantes los colores predominantes en el suelo y paredes, y las texturas de alfombras y cortinas. Por otra parte, es importante conocer qué actividades transcurren en el salón; si tiene comedor, si se usa para leer o escuchar la televisión, si se utiliza para descansar o echar la siesta etc.Una buena solución para el salón consiste en combinar luces en el techo y luces bajas, de tal modo que se disponga de una luz para cada momento. El número de luces idóneo estará entre 5 y 7 puntos de luz, de tal modo que juntos creen un luz general suficiente para iluminar toda la estancia, pero que permitan al mismo tiempo crear diferentes ambientes.El espacio destinado a la televisión requiere contar con una lámpara próxima de pocos watios, evitando de este modo su reflejo en la pantalla, y disminuyendo las luces y sombras. Además, con una luz tenue se conseguirá aminorar la fatiga visual que produce la televisión.Crear un espacio de lectura en el salón también depende en buena medida de la iluminación. En este caso, es necesaria una luz intensa que se puede conseguir con una lámpara de luz concentrada y que no refleje. Será más cómoda aún si es regulable en altura y ángulo para acomodarla perfectamente al plano de trabajo.La zona de comedor se iluminará teniendo siempre muy presente el elemento principal del mismo; la mesa. De este modo, la solución más útil y práctica será una lámpara de techo colocada a unos 55 o 60 cm sobre la mesa. Si la mesa es muy larga, se puede completar la luz con accesorios pequeños como velas o candiles.

Comentarios
Luz para el salón