Maceteros, un toque de color

Maceteros, un toque de color

Maceteros, un toque de color

Maceteros de fibra de vidrio, de barro, de madera, de plástico, de acero pulido, de latón, hechos en terracota natural, esmaltados, clásicos o modernos… Sean cómo y del material que sean, es en esta época cuando más podemos disfrutar de sus flores en balcones, ventanas, jardines y terrazas. También durante estos meses es cuando las plantas están más bonitas y floridas.La elección de los ejemplares que han de plantarse en los maceteros ha de realizarse pensando en la mejor forma de realzar la belleza de nuestras terrazas. Por ejemplo, las flores anuales, de diferentes especies y colores, pueden añadir distinción y vida a cualquier espacio del hogar. Algunas de ellas, como las cinnias, pueden plantarse desde semillas.Hay otras variedades que requieren menos cuidados, como los cactus y las enredaderas. Otra opción es colocar plantas aromáticas (lavanda, romero, albahaca, verbena, menta etc. ) en la ventana. Normalmente también son fáciles de cuidar, bellas y de olores agradables. En los maceteros más próximos a la cocina se pueden situar hierbas condimentarias como el orégano, el perejil, la hierbabuena o el tomillo.Pero también influyen en esta decisión las propias características de los maceteros. Las ultimas tendencias en cuanto a diseño y materiales han diversificado la oferta existente. Hay maceteros de todos los colores, en forma de antorcha, cuadrados, alargados y con cortes asimétricos.Hay que tener en cuenta que en las jardineras porosas, de barro o terracota, el calor provoca mayor evaporación del agua y hay que regar más. Por otro lado, se pueden resquebrajar con las heladas. Las de plástico son baratas, pero no es conveniente usarlas a pleno sol porque se recalientan mucho y el exceso de temperatura puede afectar a las plantas.Si hablamos de precios, los maceteros más pequeños y sencillos pueden costar 7 euros. Los más complejos, aquellos con relieves pensados para situar en la pared con plantas colgantes pueden llegar a valer unos 240 euros.Estos pequeños contenedores portátiles puede embellecer también un patio, porche o entrada. Para conseguir un efecto más llamativo se pueden combinar plantas de diferentes alturas y texturas.