Sosegado dormitorio blanco

Sosegado dormitorio blanco

Sosegado dormitorio blanco

Un amplio dormitorio principal o una pequeña habitación de invitados pueden acondicionarse a modo de perfectos lienzos en blanco. Aptos y listos para ser decorados y revestidos. El secreto es sencillo: en su interior todo es blanco.El blanco predomina también en los múltiples complementos y objetos dispuestos: paredes, butacas, telas e incluso en el propio cabecero de la cama. Pese a al gran protagonismo decorativo del color blanco, el éxito también reside en la incorporación de pequeños detalles muy especiales y particulares; como las abrazaderas en forma de caracol que se han elegido para las finas cortinas de lino.En el caso de la fotografía también llama la atención el reciclaje de dos viejas neveras metálicas que se han reutilizado como dos prácticas mesillas de noche que flanquean a la cama. Además, el tono metálico de ambas piezas sirve como contrapunto a la notable hegemonía del blanco.Otro de los matices que merece la pena subrayar en el interiorismo de este sosegado dormitorio se encuentra en su gran luminosidad, la cual se obtiene por medio del gran ventanal, que, además de aportar luz natural, acentúa la gran claridad de la amplia estancia. Una claridad que se ve multiplicada con el gran espejo de la pared, que sobresale por su gran marco de madera negro.En suma, el protagonismo del color blanco queda patente, pero también hay margen para la incorporación de detalles particulares que añaden encanto a la estancia y alcanzan un papel estelar en la decoración.