Dieta Astringente: Todo Lo Que Necesitas Saber

Ideal para los malestares estomacales

¿En qué consiste la dieta astringente?

La dieta es clave para paliar los efectos de la diarrea, evitar la deshidratación y no agravar el proceso.

La primera fase se realiza en las primeras horas, según el grado de la diarrea, puede consistir en dieta absoluta con reposición hidroelectrolítica por vía parenteral, o en dieta solo líquida por vía oral. Los alimentos se deben ingerir en forma de líquidos en pequeña cantidad y a menudo. Estos alimentos pueden ser agua, agua de arroz, agua de zanahoria, soluciones comercializadas de rehidratación oral.

En la segunda fase se van introduciendo alimentos sólidos a lo largo de dos días, sobre todo hidratos de carbono como arroz hervido, sémola de arroz, patata y zanahoria hervida, membrillo, pan tostado, manzana asada o plátano muy maduro.

Para estar seguro de que sigues correctamente una dieta astringente, en este cuadro encontrarás los alimentos recomendados, y también aquellos que no debes tomar mientras continúe la diarrea o si acabas de pasar por un proceso diarreico:

Alimentos de la dieta astringente

Un menú astringente debe incorporar los siguientes alimentos:

  • Sopa de arroz, de zanahoria o de pescado.
  • Huevo pasado por agua, duro o en tortilla.
  • Pescado blanco cocido o a la plancha (lenguado, rape, gallo, pescadilla, merluza…)
  • Carne de ave cocida o a la plancha, mejor sin piel.
  • Frutas: manzana asada, manzana oxidada con una gotas de limón, membrillo o plátano maduro.
  • Pan blanco tostado.
  • Para un desayuno astringente se recomiendan infusiones claras de té o manzanilla con sacarina y pan tostado.


En la dieta astringente hay ciertos alimentos prohibidos:

  • Los alimentos ricos en fibra insoluble (frutos secos, legumbres, cereales integrales) ya que estimulan el peristaltismo intestinal.
  • Los alimentos ricos en lactosa
  • Los alimentos grasos
  • Los fritos, guisos, rebozados, empanados o estofados
  • Los embutidos excepto el jamón york cocido
  • Los dulces (caramelos, chocolates, bollería, azúcar…), aunque se permiten las galletas tipo María.
  • Las especias y condimentos (especialmente los picantes, los concentrados de caldos y la sal)
  • Los alimentos flatulentos (brócoli, repollo, lentejas, manzanas, cerveza, queso, leche…)
  • Los estimulantes del reflujo gastrocólico y del peristaltismo como el café, los zumos de naranja azucarados, el chocolate o el alcohol.
  • Los alimentos de efecto laxante como ciruelas, uvas, frutas con piel, cereales integrales.