La dieta de licuados de vegetales que promete satisfacer el hambre

Si bebes estos licuados con la intención de perder peso, también deberás evitar los suplementos altos en calorías.

Estar a dieta siempre ha sido difícil, más que nada porque si te restringes de la comida quizás pasarás hambre. La dieta de licuados de vegetales requiere de que reemplaces una o más de tus comidas con un batido elaborado a base de vegetales. Estos licuados son una forma deliciosa de perder peso y de agregar algunos vegetales verdes a tu dieta.

Comer una dieta rica en vegetales mejora tu salud en general. Comer suficientes vegetales reduce el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, diabetes tipo 2, cáncer, enfermedades coronarias y pérdida de masa ósea. Los vegetales ricos en potasio ayudan a mantener una presión sanguínea saludable. Los vegetales ricos en vitamina A protegen contra las infecciones y mantienen la piel y ojos saludables. Los vegetales ricos en vitamina C ayudan a sanar heridas y también mantienen sanas tus encías.

Los licuados de vegetales son tan fáciles de hacer como los licuados de frutas. Elige una selección de vegetales. Lávalos y pélalos, córtalos en pequeños trozos y mételos en la licuadora con un poco de líquido, jugo de vegetales, agua de arroz o leche de soja, o jugo de fruta si lo que quieres es agregarle un toque de dulzura. Experimenta con diferentes combinaciones de vegetales hasta que encuentres la que más te gusta. Si no sabes por dónde empezar, puedes consultar una de las guías de Donna Gates, asesora nutricional y autora de “The Body Ecology Diet”, para empezar.

El plan de dieta

La dieta de licuados de vegetales requieren que reemplaces una o dos de tus comidas con uno de estos licuados. Growing Raw Health recomienda que bebas un licuado para el desayuno. La nutrición de los vegetales puede ayudarte a empezar buen tu día y la fibra en el mismo puede mantenerte satisfecho hasta la hora del almuerzo. Si lo deseas, también puedes reemplazar el almuerzo con un licuado de vegetales. Asegúrate de que tu tercer comida contenga una buena cantidad de proteína magra de buena calidad, granos enteros, y más vegetales y frutas. Busca consumir una cena que te proporcione entre 500 y 600 calorías.