Leonor Watling, actriz y cantante

Leonor Watling, actriz y cantante

Leonor Watling, actriz y cantante

«Eres una monada de mujer. Y cantas muy bien». Muac, muac. El admirador, un usuario de un parking subterráneo, se va más contento que unas pascuas. La «monada» es Leonor Watling (Madrid, 1975), esa mujer con piel inglesa, voz carismática y ahora siete meses de embarazo compartido con Jorge Drexler, que parece navegar por otras constelaciones. ¿Será un cuerpo celeste o terrestre?-¿Qué hizo con la "grasia de Cái"?-Mi padre nació en Cádiz, pero se crió en Segovia. Aun así, tenía mucha chispa. Segoviana, supongo.-Sus genes, ¿son todos de la Gran Bretaña?-Noo. Mitad y mitad. Es verdad que he sido muy anglo-orientada. Los cuentos que me leían, la comida, el sentido del humor… pero me he criado aquí.-A primera vista, se aprecia más flema que salero…-Soy muy tímida. Sin embargo, en Inglaterra me ven de lo más latina. Donde me encuentro muy cómoda es en Japón. Tienen ese punto de distancia, pero que enseguida se rompe.-Se tenía por una niña rara. ¿En qué mujer ha mutado?-En una que se ha acostumbrado a sus rarezas. Por ejemplo, me cuesta mucho socializar.-Por lo demás, ¿es nostálgica y carnal, como su música?-¡Qué bonito! Soy melancólica y carnal. Me gusta tocar, abrazar, agarrar…-Con su admirado Tom Waits comparte su pasión por la noche, el humo y los sonidos oscuros. ¿Una loba detrás de esa carita dulce?-Ja, ja. Un poco sí, supongo, ja, ja.-¿Y con quién piensa ponerle los cuernos ahora que va a ser mamá? Al señor Waits, digo.-No soy nada radical en ningún aspecto. Yo utilizo la música. A veces, Waits es útil y a veces no te ayuda nada. También me encanta Radiohead, Suzanne Vega, éste (se toca la tripa) se duerme con Satie… Espero que a la gente le sirvan nuestras canciones. Ese es el "top" como letrista.-A propósito, la iglesia anglicana, ¿ya la dejó?-La verdad es que soy bastante atea, pero sí, pasé por el coro de esa iglesia. Cantábamos en el auditorio, no era nada religioso.-En su armario vital, ¿va reinando el orden o impera aún el caos?-Vamos ordenándolo… Cada vez está mejor.-Entonces, dejó el diván…-No. Yo creo que es buenísimo que el diván esté ahí y que tú vayas a sentarte de vez en cuando.