Los anteojos en los niños

Anteojos en los niños

Ve con un especialista para que te sugiera qué tipo de lentes debe usar tu hijo.

Para los niños es difícil tener que usar anteojos, ya que al ver que no todos los usan, ellos pueden quitárselos o quejarse a cada instante. Para solucionar este problema, anímale a utilizarlos a pesar de que sea un desafío.

Mientras intentas ayudar a tu hijo a acostumbrarse al uso de los anteojos, utiliza comentarios positivos para levantar su ánimo. Con un esfuerzo diligente y una guía consistente puedes hacer que los niños usen lentes de manera positiva. Te damos algunos tips para que el uso de los anteojos sea más fácil:

  1. Asegúrate de que los anteojos encajen adecuadamente y de manera cómoda, sin dolor ni irritación.
  2. Escoge anteojos con marcos templados especiales. Estos marcos se doblan alrededor de las orejas para que queden en su lugar de manera segura.
  3. Vuelve a colocar los anteojos si tu hijo se los ha quitado. Es importante que nunca dejes que se los quite, ya sea que él se los saque para jugar con ellos o simplemente por quitárselos. Cuando llegue el momento de sacarse los anteojos, tú debes ser quien se los quite, no tu hijo.
  4. Selecciona los anteojos con tiras elásticas que se unan a los marcos para que queden en la cara de los niños muy pequeños.
  5. Distráelo mientras se acostumbra a usar los anteojos.

Es importante que le expliques para qué sirven y por cuánto tiempo los utilizará. Esto lo tranquilizará un poco.

 

También podría gustarte