¿Estás embarazada? Cosas realmente útiles que debes comprar

No seas víctima de la mercadotecnia y realiza compras útiles

Cuando aún estas embarazada de tu primer hijo, sueles comprar miles de cosas que en la práctica resultan inservibles, tal vez entre el furor de tu primogénito, la inexperiencia y también las compras compulsivas no solemos ser tan acertivas en nuestras elecciones.

Hoy te comparto las 5 cosas que sí me fueron útiles con la esperanza de que aún estés a tiempo y te detengas antes de comprar cosas innecesarias como por ejemplo el bambineto.

1. Elige varias pashminas son útiles no sólo como accesorio para salir a alguna reunión social, sirven como aliado al momento de la lactancia con tu bebé. La pashmina permite que puedas tener intimidad al lactar e inclusive sirve como paño para cubrir del sol a tu pequeño en los paseos en carreola.

2. Al momento de elegir carreola no compres el último modelo, elige aquella que te sea fácil al manipular,  que sea portátil y cumpla cabalmente con el objetivo de  “darle un respiro a tus brazos y que tu bebé pueda hacer la siesta”. No necesitas un ferrari.  Sólo asegúrate antes de comprar si no está boletinada por algún defecto de fábrica (hazlo en una búsqueda rápida en la red) y si no lo está y te “convenció” no lo dudes, esa carreola es la ideal para ti.

3. Cojín de lactancia, no sólo te ayudará a lograr que tu bebé esté en una posición adecuada para lactar, sino que en los viajes en la silla de viaje o carreola, permitirá que tu bebé no sufra de una tortícolis tremenda al quedarse dormido.

4. Móvil infantil, créanme, en los primeros meses del bebé la música clásica y el movimiento de los objetos que conforman el móvil serán mágicos. Inclusive si puedes, cómpralo antes de que nazca el bebé y ponlo a funcionar mientras tomas un momento de lectura o descanso. Así el bebé comenzará a identificar la melodía del móvil y  ligar esa música a un momento de relajación que le permitirá calmarse si es que está ansioso o en un momento de estrés.

5. Fular o reboso, sí, las abuelas nunca dejan de ser sabias, hay muchas formas en las que podrás cargar a tu bebé usando el fular o reboso de manera correcta, y sin gastar en canguros o sillas portátiles que te dejen adolorida la espalda, además tendrá el plus de mostrarle contención al estar en contacto directo contigo.

Hay un mundo de accesorios, objetos y espejitos que pasarán frente a tus ojos como mamá primeriza, mi consejo es ¡no caigas en la tentación!

Compra lo básico y  necesario, ahorra lo más que puedas antes de que nazca el bebé y una vez que esté en tus brazos tu misma elige a tu paso qué es lo que te falta. En mi experiencia,  aprendí que al tener un bebé lo mejor que puedes hacer es hacerte el hábito del ahorro por alguna eventualidad.