Brillo, lujo y glamour en la moda

Brillo, lujo y glamour en la moda

Brillo, lujo y glamour en la moda

De la cabeza a los pies, las lentejuelas, piedras semipreciosas, joyas y millones de cristales se incrustan en toda clase de prendas y recorren casi toda la geografía femenina provocando fogonazos y destellos.Las pasarelas imponen los drapeados y rastrean todos los códigos del erotismo. Son vestidos que transmiten optimismo al complementarse con exuberantes encajes que destapan todo su potencial a través de sus lujuriosas rejillas. Irradian una naturaleza metalizada. Destilan un aire inequívocamente sexy. Es un homenaje a la ciencia-ficción con colores psicodélicos y pailletes centelleantes.Los ricos bordados metálicos decoran mangas, botones y cuellos y colonizan bolsos, blazers de aire masculino, blusas, vestidos camiseros… Dior rebosa exclusividad con sus pantalones de lentejuelas (6.450 euros), Giorgio Armani afloja algo la chequera con sus chaquetas negras con hombreras y pailletes (1.100 euros) y Etro reviste de aires étnicos el lujo más extremo con un chaleco de seda, hecho a mano en tonos crudos y aplicaciones de strass de diferentes tamaños. Es, sin duda, el invento más lujoso de los últimos años: la "prenda-joya". Su precio: 12.150 euros.Alexander Moqueen echa a andar a sus clientas con botines con cristales de Swarovski, los mismos con los que Valentino adorna sus sujetadores, Gianna Meliani remata de tachuelas doradas sus botas-sandalias gladiadoras, Versace se sostiene sobre zapatos con vertiginosos tacones de brillantes y Sonia Rykiel recubre los suyos de satén con perlas.