La elegancia del negro

La elegancia del negro

La elegancia del negro

Un armario femenino debe guardar siempre al menos un vestido negro. Esta prenda, que nunca falla, es al mismo tiempo clásica, sofisticada, glamourosa y rockera, dependiendo de los complementos con que se combine.Mujeres convertidas en auténticos mitos no pudieron resistirse a sus encantos. Así, divas como Jackie Kennedy o Cocó Chanel fueron fanáticas asiduas del imbatible vestido negro.Durante la época del minimalismo, años "90, no existía otra prenda viable para acudir a una fiesta. Asimismo, durante los locos años "20, Cocó Chanel lo utilizaba para todos sus eventos, casi como si se tratara de un uniforme.Otra de las grandes impulsoras del vestido negro fue Autrey Hepburn. Encumbrada a la cima del glamour gracias a los vestidos que usaba en películas como Desayuno en Tiffany"s. Allí, los combina maravillosamente con guantes largos y tiara en la cabeza.Y es que esta prenda sirve para todo tipo de ocasiones y a todas horas. Para ir a trabajar puedes conmbinarlo con un blaiser y balerinas. Si en cambio quieres lucirlo durante la noche, elege un modelo de satén, sedas o rasos y combínalo con zapatos de tacón alto. La tendencia para 2008 conserva su forma originales pero agrega una serie de cortes estratégicos que contribuyen a resaltar las curvas femeninas. Así, se mezclan con sobres para la noche o con maxibolsos para el día.