¿Estás usando la talla correcta de brassier? Aquí te lo decimos

Si te sientes incómoda con el brassier que usas, quizá no estés usando la talla correcta. Para que estés bien segura, te compartimos las pistas más obvias de que has estado utilizando una talla que no es la que te corresponde:

Te aprieta y te lastima

Si esto te ocurre, significa que estás usando una talla más pequeña, por esta razón, los tirantes y las bandas laterales te dejan marcas. Debes utilizar una talla más grande para evitar que esto suceda.

Se te sube cuando levantas los brazos

Si esto te sucede muy seguido, lo mejor es probar talla. El sostén correcto debe permanecer en su lugar todo el tiempo sin importar las actividades que realices.

Te saca lonjitas

Si notas que debajo de tus brazos destaca una molesta lonjita, entonces estás usando una talla más pequeña. Para evitar esto, lo mejor es que busques ropa interior con bandas elásticas, así éstas se ajustarán mejor a tu cuerpo.

Debes abrocharlo en el ganchito más apretado

Si tu brassiere sólo funciona estando en el gancho más apretado, probablemente esté flojo o se haya desgastado por el uso. Lo mejor es comprar uno nuevo que sea de tu talla correcta.

No te han medido correctamente

Si nunca has acudido con un especialista, lo más probable es que estés usando una talla incorrecta de sostén, por eso es recomedable medirte una vez al año para que estés segura de la talla que tienes que usar.

El broche de tu bra casi te llega al cuello

Ten en mente que el broche de tu brassiere proporciona el 80 por ciento del soporte total, por esta razón, si te queda por arriba de la espalda entonces tu brassier no está lo suficientemente apretado.