La elegancia del novio

La elegancia del novio

La elegancia del novio

Hay que resignarse, en una boda las miradas se centran en la novia y en su traje, mientras que el novio suele quedar en un discreto segundo plano al lado de la radiante protagonista de la ceremonia. Sin embargo, ello no debe suponer el más mínimo descuido por parte de él en lo que a indumentaria se refiere. Es verdad que las opciones son contadas y el traje del novio no se presta a tanta variedad de estilos como el de ella, pero lo que está claro es que debe presentar una elegancia a la altura de la importancia de la jornada.El tipo del traje del novio depende de muchas circunstancias, del traje de la novia, del tipo de ceremonia, del lugar, del número de invitados, de los gustos personales, etcétera. Lo que sí está claro es que el chaqué y el frac deben reservarse únicamente para las ceremonias que tienen lugar por la tarde y el frac para bodas muy elegantes.Si la boda es sencilla y de día o de tipo informal, es recomendable utilizar el traje de chaqueta clásica con corbata o reemplazar por algo con un toque más de elegancia, como una faja en la cintura de algún color que haga juego con el traje y con el moño que decidan ponerse, y siempre y cuando se adapte a las circunstancias. Los colores más recomendados para esta ocasión son el azul marino, el azul negro o el gris marengo.Aunque para las bodas primaverales se está imponiendo una nueva moda, como los trajes camel, beiges, grises muy claros y combinaciones poco formales. Las solapas cada vez son más pequeñas y las cinturas cada vez son más evidentes.Si la boda es de mucha elegancia, el chaqué es la prenda más adecuada. Corbata de seda, tonos del traje oscuros, con la chaqueta terminada en forma redondeada, pantalón rayado y chaleco cruzado, serían la combinación perfecta. No quedaría bien si la boda no es de mucho nivel, o decidieron no invertir mucho dinero en la misma, porque no se vería acorde a la misma y resultaría demasiado chocante.El frac se debe usar en las bodas de mucho prestigio y preferentemente de noche. Muy parecido al chaqué, aunque se diferencia de este último por que la chaqueta termina en forma de picos puntiagudos en vez de redondeados.El novio también debe poner mucha atención en los complementos que utilice, que vayan acordes con el traje escogido. Prendas como corbatas Windsor a rayas en gris oscuro y claro dan un toque poco convencional y elegante al traje. Chalecos en colores fuertes en materiales poco convencionales, brillantes o con diseños simétricos casi imperceptibles para los que se consideren más modernos, camisas para usar con corbatines especiales con solapas levantadas o incluso para usar sin corbata, y lo último de los diseñadores: calzado.