¿Cómo dejar de sufrir por ser una mujer posesiva?

La posesividad es una de las maneras más efectivas de matar una relación. Aunque Inicialmente las parejas interpretan estas señales de celos como demostración evidente de amor, pronto terminan convenciéndose de que son una señal negativa que desarrolla grietas en la relación. Si eres una mujer posesiva en tus relaciones, debes saber el constante cansancio y malestar que esta actitud ocasiona.

Cualquier relación, independientemente de su profundidad e intensidad necesita de libertad y  espacio. Todo el mundo espera esos momentos especiales de auto calma y alegría, pero las personas posesivas ahogan esta posibilidad. Al tratar de controlarlo todo, la mujer posesiva se afecta a sí misma y a su pareja impidiendo el sano desarrollo y felicidad de la relación, pues su sensación dominante de posesión es el centro de su vida.

Si tú eres una mujer posesiva, y ya te diste cuenta que ese tipo de actitudes sólo te traen frustraciones y dolores de cabeza, entonces sigue estos consejos para que puedas llevar relaciones más sanas y una vida más tranquila:

  • Escribe un diario de tus emociones. Esto no sólo te dará la oportunidad de cuestionar racionalmente tus miedos, sino que también te da la oportunidad de desahogarte hasta que te sientas más tranquila. En cualquier momento que sientas la necesidad de expresar tus celos a tu pareja, o hacer una acción de mujer posesiva, empieza a escribir en un papel. En el caso de que sientas que realmente debes hablar con tu pareja sobre tus inseguridades, escribirlas primero puede ayúdate a adaptar el mensaje.
  • Tu pareja no es un objeto. Una persona no puede ser dueña de otra persona. Evalúa tus puntos de vista y reconoce que tu pareja en realidad no te “pertenece”, ni puedes controlar cada pensamiento y acción suyos. Confía en él, y reconoce su libre albedrío. Mostrarte siempre como una mujer posesiva, podría alejarlo de ti.
  • Busca apoyo. Si los pensamientos preocupantes y sospechosos continúan abrumando tu mente, es importante buscar ayuda. Es particularmente importante buscar la ayuda de un terapeuta capacitado si no puedes frenar tus respuestas de celosos por tu cuenta. Los celos provocan que actúes de manera posesiva y confusa. Con el apoyo de un asesor capacitado puedes comenzar el proceso de curación de las heridas dentro de ti que te hacen susceptible a las emociones de celos que te hacen una mujer posesiva.