2006-04-05 11:29:41 Por: Redacción

Ahorro de energía en el hogar

Menos gasto y menor contaminación

Ahorro de energía en el hogar

Ahorro de energía en el hogar

¿Ahorraré dinero si instalo placas solares en casa? ¿Merece la pena pagar más por un electrodoméstico más eficiente? ¿Y poner doble ventana? Las respuestas a este tipo de preguntas siempre son afirmativas, porque podemos conseguir el mismo confort consumiendo menos energía. Las facturas se pueden reducir, y mucho. Todo lo que contribuya a rebajar el consumo doméstico de electricidad, gas y otros combustibles beneficiará nuestra economía y redundará en un menor impacto ambiental. Además de suponer un gran desembolso, la actividad cotidiana en las viviendas españolas es la causante de un 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero.Crecen los gastos corrientesUna gran parte de la población, si no la mayoría, paga "gustosamente" las facturas procedentes de los gastos corrientes de la vivienda, a juicio de Ignacio Zabalza, director del Máster de Eficiencia Energética de la Fundación CIRCE (Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos) de la Universidad de Zaragoza. El hecho de no plantearse siquiera la posibilidad de reducir el montante de estos gastos, que el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) sitúa en más de 800 euros de media anual por hogar, se debe, según este profesor, a un elevado desconocimiento entre los usuarios de las posibilidades de ahorro que ofrecen algunas sencillas instalaciones y la puesta en práctica de ciertas recomendaciones.El concepto de eficiencia energética en la vivienda se refiere a la rentabilización de los consumos derivados de la edificación y el equipamiento de los hogares, incluidos los sistemas energéticos destinados a calefacción, refrigeración, iluminación y aparatos electrodomésticos. "De lo que se trata es de gestionar o administrar adecuadamente el consumo energético, teniendo en cuenta que su ahorro contribuirá, además, al cumplimiento del Protocolo de Kioto. Podemos conseguir el mismo grado de confort gastando menos energía", afirma Ángel Vaquero, especialista en energías renovables y eficiencia energética de la Escuela Politécnica Superior de Zamora.La mitad del dinero que se dedica al pago de estas facturas corresponde al importe de los gastos de calefacción. Desde el IDAE se señala que la actividad cotidiana que se desarrolla en las residencias censadas en España como principales ocasiona un 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero, casi tanto como el transporte de viajeros y mercancías (27%), y no mucho menos que la industria (34%). El Instituto calcula que el consumo energético de los domicilios particulares, incluido el del vehículo privado, emite a la atmósfera 67,5 millones de toneladas de CO2 anuales, es decir, unas 5 toneladas por familia. Los datos son preocupantes: mientras la industria ha conseguido rebajar sus emisiones contaminantes en los últimos cinco años y controlar su consumo energético, la demanda de energía de los hogares prácticamente se ha duplicado.Controlar el consumoEn dos años, la factura media de las familias en luz y carburantes ha aumentado un 14%. Para los responsables del IDAE, el aumento del gasto se explica por la instalación de nuevos equipos (desde aparatos de aire acondicionado, hasta cepillos de dientes eléctricos), pero también por pautas cotidianas de consumo de cierto derroche, como dejar luces encendidas en estancias vacías o mantener el televisor en standby. Cada vez hay más elementos pero también existen más posibilidades de ahorro.El IDAE apela al sentido común: si queremos reducir la contaminación y un futuro más sostenible, hemos de hacer un uso más racional de la energía en el hogar. Gastando menos, además, ahorraremos dinero. Veamos algunos consejos que nos pueden ayudar a conseguir este doble objetivo:· Apague los aparatos cuando no los necesite, gastará menos electricidad y conseguirá que le duren más años en buen estado, porque no estarán sometido a las subidas y bajadas de la tensión de la corriente eléctrica. Además, si nos detenemos en cada uno de los electrodomésticos, veremos cómo conseguir mayor eficiencia:o Un frigorífico con etiqueta de calificación energética "A+A" genera, a lo largo de su vida útil, un ahorro de más de 900 euros. Si subimos un grado el termostato de la nevera ahorraremos hasta un 5%. Las rejillas de la parte de atrás deben estar siempre limpias. Las puertas del congelador deben permanecer abiertas el menor tiempo posible y habremos de cerciorarnos de que estén bien cerradas. El aparato no debe estar situado cerca de fuentes de calor y tampoco debemos introducir en su interior alimentos calientes.o Si la televisión permanece sin apagarse puede gastar hasta un 15% de lo que consume durante las tres horas de media que la tenemos en funcionamiento. El consumo del televisor supone el 10% de la factura eléctrica del hogar. Otro tanto ocurre con otros equipos, como los ordenadores, en los que el 80% del consumo corresponde a la pantalla.o Los fuegos de la cocina no deben sobrepasar el diámetro de las cacerolas. Tapando éstas y las sartenes, y utilizando la cantidad mínima de agua posible puede ahorrarse hasta un 20% de energía. Existe también la posibilidad de aprovechar el calor residual para finalizar la cocción.o Para tostar pan utilice el tostador y no el horno. Abrir la puerta del horno hace que descienda la temperatura 25ºC. Los microondas ahorran tiempo y energía.o Las lavadoras de bajo consumo energético ahorran entre un 45 y un 70%. Conviene utilizarlas a plena carga. Lavar en frío o a bajas temperaturas consume un 80% menos.o Poner el lavavajillas en un programa económico ahorra hasta el 50%. Estos dos últimos electrodomésticos son los que más energía consumen después del frigorífico y el televisor. Pasados diez años, la factura eléctrica de los propios aparatos supera su coste.· Un buen aislamiento nos puede ahorrar hasta un 40% en el consumo de la calefacción (unos 160 euros) y un porcentaje considerable en refrigeración, además de ayudarnos a evitar los ruidos. Resulta muy rentable usar materiales aislantes en la construcción, colocar doble acristalamiento (en algunos países ya se habla de triple), burletes en puertas y ventanas, cortinas y aislar las cajas de las persianas.· La calefacción se lleva el 46% de nuestro presupuesto energético. La central es la más barata. En los países nórdicos ya se apuesta por sistemas de calefacción de distrito, pero con gestión individual. Es decir, con contadores y termostato para que cada vivienda consuma sólo lo que necesite y no se den las típicas situaciones en las que algunos vecinos acaben abriendo las ventanas por no poder soportar el calor.o En invierno es suficiente con mantener una temperatura interior que ronde los 20º C y es importante cerrar los radiadores de las estancias que no se utilicen.o Tan importante como elegir el combustible que mejor se adapte a las necesidades de cada edificio (el gas natural emite la mitad de CO2, pero el gasoil puede resultar más práctico y algo más económico) es revisar periódicamente el estado de la caldera para garantizar su óptimo funcionamiento.o La calefacción por suelo radiante se muestra más eficiente que el resto de los sistemas, puesto que el agua de los tubos precisa la mitad de temperatura que la de las instalaciones convencionales.· El agua caliente para uso sanitario es el mayor gasto, después de la calefacción, en la factura energética de los hogares españoles; el 20% del presupuesto medio anual.o Regule la llama del calentador de forma adecuada o sitúe el termostato de la caldera entre 55 y 60º, evitará calentar primero el agua para volver a enfriarla mezclándola con agua fría.o Si piensa hacer reformas contemple la polisilidad de utilizar grifos monomando con termostato y perlizadores para atomizar el agua.o Para obtener agua caliente se aconsejan cada vez más los sistemas de energía solar térmica. Son los más baratos de mantener.§ Un panel solar de tan sólo 2 metros cuadrados sobre el tejado de una vivienda asegura el suministro de entre el 50% y el 70% de las necesidades de agua caliente, dependiendo del clima y la orientación. Es decir, al menos 80 euros de nuestra factura correrían anualmente a cargo del sol.§ Para un clima como el de Madrid, se obtienen rentabilidades superiores al 8%.§ El coste de instalar un sistema solar térmico a baja temperatura, para agua caliente, se sitúa entre 1.100 y 1.400 euros por vivienda. Su vida útil es de 25 años. Un convenio entre el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y el IDEA permite bonificaciones en el tipo de interés al pedir un crédito para financiar el coste total de la inversión.· La iluminación representa entre un 15 y un 18% de la factura mensual de electricidad y causa del 6% de las emisiones de CO2 en España.o Conviene aprovechar al máximo la luz del sol.o Debemos apagar siempre las luces al salir de una habitación.o Las bombillas de bajo consumo ahorran hasta un 80% y duran 10 veces más. Su principio de funcionamiento es el mismo que el de los tubos fluorescentes, por ello no están recomendadas para lugares de paso u otros donde no permanezcan encendidas de forma continuada.o Si se está trabajando es mejor utilizar una lámpara de sobremesa.· Respecto a la refrigeración, merece la pena proteger la casa del sol en verano mediante toldos, persianas o cortinas. Sin embargo, conviene saber que también una casa puede refrigerarse mediante energía solar.· Las familias españolas destinan alrededor de 900 euros al año para llenar el depósito de combustible del vehículo. Circular con las marchas más largas posibles reduce hasta un 15% el consumo y la contaminación.

Comentarios
Ahorro de energía en el hogar