Apellidos que empiezan por D

Apellidos que empiezan por D

Apellidos que empiezan por D

Del Barrio
Se trata de un apellido de origen confuso, ya que lo único que se sabe es que corresponde a las provincias del norte de España. La mayor parte de los autores están de acuerdo en que se trata de familias diversas, sin comunidad entre ellas o lo que es igual, que no tienen un origen común, solar y tronco. La opinión más generalizada es que este apellido fue adoptado por caballeros que lo iban tomando de los distintos lugares y villas que con el nombre de “Barrio” existen en las provincias anteriormente citadas y de las cuales procedían, o bien iban tomando a los moros en la época de la Reconquista. Insisten los autores en que, por tanto, no debe buscarse relación de dependencia o parentesco entre las diversas casas solariegas del apellido Del Barrio, pues hasta aquellas que radicaron en la misma provincia suelen ser distintas. De todo lo anterior, se desprende que resultaría inútil tratar de buscar un tronco del que partieran las diversas familias que ostentan este apellido. Aquellos que lo llevan en la actualidad deben conformarse con saber que procede del norte de la Península, pero nada más, ya que se ignora el origen o tronco de este apellido, y así debe de ser ya que por nuestra parte hemos hecho las investigaciones pertinentes y, al igual que los autores que coinciden todos en la anterior versión sobre el origen del apellido Del Barrio, tampoco nosotros hemos conseguido localizar una fuente común, un tronco del que partieran las diversas ramas del apellido Del Barrio. Lugares geográficos con este nombre “Barrio”, hemos encontrado, no sólo en la Península, sino en los países de habla hispana. En Burgos, por ejemplo, existen dos municipios con este nombre, en Palencia uno, en León otro, etc. En México se encuentra otro, en el Estado de Oaxaca. Sea como sea, lo que sí es cierto es que se trata de un apellido que probó repetidas veces esta nobleza en las Órdenes de Santiago, Calatrava, y en la Sala de Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid y en la Real Audiencia de Oviedo.

De la Torre
Castellano. De Segovia. Muy extendido por toda la península. Probó en numerosas ocasiones su nobleza ante las Órdenes de Santiago, Calatrava, Alcántara, Montesa, Carlos III y San Juan de Jerusalén, así como en las reales Chancillerías de Valladolid y de Granada, en la Real Compañía de Guardias Marinas y en la Real Audiencia de Oviedo.

Duarte

El apellido español Duarte es de origen patronímico, derivado del primer nombre del padre, y significa (hijo) de Eduardo. El primer nombre Eduardo se ha derivado del inglés antiguo, y significa “guardián rico”. Fue el nombre de un santo ingles, nacido en 1004, que fue rey de Inglaterra, celebre por su bondad y justicia. También fue el nombre de un rey portugués (1391-1438), que fue poeta. Los primeros registros del apellido Duarte hacen mención de un Pedro Duarte, que en 1509 paso desde las Encartaciones de Vizcaya al reino de Aragón. En Valencia, vivía otra familia, originaria de Aragón, llamado Duart. Figuran en el índice de apellidos probados en la Orden de Carlos III los nombres de los siguientes: Juan Duarte, Manuela Duarte, Nicolás Duarte Gómez, Nicolás Duarte y Pedroso, y Nicolás Duarte Castro y Palomino. Son varios los portadores del apellido Duarte citados en el “Archivo General Militar de Segovia”, como: Antonio Duarte, del regimiento de Infantería en el ano 1762, Braulio Duarte, de Infantería, en 1895 y Roque Duarte Márquez, de la Sanidad, en 1918. Un notable portador de este apellido fue Higinio Maria Duarte y Buron (1785-1860). En 1836 se le nombro Secretario de la jefatura política de Cáceres y como compensación a las persecuciones que sufrió, así como también para premiar sus servicios cuando la invasión Francesa, la reina gobernadora le concedió los honores de secretario de Isabel II, con ejercicio de derechos. Otro fue Juan Pablo Duarte (1813-1873), fundador de la República Dominicana. Su vida fue una constante lucha por la independencia patria. Se ha dado su nombre a una población y muchas calles y plazas de las ciudades dominicanas.

Domínguez
Apellido patronímico del nombre propio Domingo por lo que no existe un único origen común de quienes ostentan este apellido. De hecho existen múltiples ramas ya que el nombre fue muy común por la arraigada devoción a Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de los Dominicos y creador del osario, y a Santo Domingo de Silos, benedictino español del Siglo XI.

Domingo
Apellido patronímico del nombre propio Domingo por lo que no existe un único origen común de quienes ostentan este apellido. De hecho existen múltiples ramas ya que el nombre fue muy común por la arraigada devoción a Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de los Dominicos y creador del osario, y a Santo Domingo de Silos, benedictino español del Siglo XI.

Díaz
Apellido patronímico del nombre de Día o Diego, del que hay numerosas familias sin relación alguna entre sí. Los del Señorío de Molina vienen del caballero Don Alfonso Díaz, que fue uno de los 300 que conquistaron el alcázar de Baeza, en unión de los molinenses del Conde de Lara; este Señor le concedió privilegios y heredades en la villa de Peralejos. Muchas de sus ramas probaron su nobleza en las Órdenes Militares, en las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada y en la Real Audiencia de Oviedo. Caballeros de este linaje fueron agraciados con los títulos de marqueses de Castro Janillos (1797), de Dilar (1886), de Fontanar ( 1732) y de Villavelviestre (1768) y de Conde de Malladas (1885).

Delgado
Castellano. Originario de las montañas de Santander, desde donde se extendió por la península. Probó nobleza en las Órdenes de Santiago, Calatrava y Carlos III.

Del Valle
De origen Cántabro. Originario de las montañas de Santander, desde donde se extendió por la península.Busca más apellidos que empiecen por…