Apellidos que empiezan por P

Pérez
Apellido patronímico, derivado del nombre Pero o Petrus, extendidísimo por toda España, con tantas ramas que, por lo general, no tienen la mas mínima relación entre si. Que el nombre Pero abundaba en la Edad Media es harto conocido. Lo que ya no es tanto es de donde viene, cual es su origen. La primera mención que se encuentra de Pero se basa nada menos que en la Mitología y es nombre de mujer, al tratarse de la hija de Meleo y Cloris. Fue muy famosa por su gran belleza. Realizó su matrimonio con Bianco para lo que este tuvo que aportar como dote los inmensos rebaños de Filaco que consiguió gracias a los conocimientos médicos de su hermano Melampo, que puso como precio de sus servicios los citados rebaños.
Pero con toda su belleza, parece ser que llegó a cansar al marido y este la abandono en su pretensión de casarse con una hija de Preto. Quizás exista un antecedente entre el nombre de Petrus, y su derivación en Pere o más tarde, Pérez.

Parra
De la villa de Espinosa de los Monteros, del partido judicial de Medina de Pomar, provincia de Burgos. Se extendieron a las montañas de Cantabria y León, pasando también a las dos Castillas y Andalucía.
Fernando de la Parra participó en la conquista de las provincias del Perú y Quito. Felipe II premió sus servicios concediéndole el escudo de armas que se describe a continuación.

Pacheco
Apellido de origen portugués. Según dice el tratadista Gudiel en su obra “Casa de los Girones”: “Este linaje de los Pachecos, de quienes descienden los Girones por madre, como adelante constará, es muy noble en nuestra España y tan antiguo como muchos quieren afirmar, que tiene tanta antiguedad que ella cuenta el nombre de Lucio Junio Pacieco, de quien hace memoria Aulo Hircio en sus “Comentarios” y de otros aún más antiguos, de quien cumplidamente escribió Ambrosio de Morales tratando de Marco Craso.
Y así muchos señalan como primero de este apellido a aquel Junio Pecieco, de cuyo parecer son don Damián de Goes, portugués y algunos otros que he leido”. Habrá que aclarar que el personaje Junio Pacieco, fue un noble romano que vivió algunos años antes del nacimiento de Cristo. Julio César lo envió a España, al mando de mil quinientos hombres, en socorro de Ula, que estaba sitiada por Neyo Pompeyo.
El anterior citado autor, añade que: “don Pedro Páez, Señor de Ferreira, sirvió al rey don Sancho I, de Portugal.
Casó con doña Teresa Pérez de Cambra, y fue su hijo don Fernán Rodríguez, ricohombre, Señor de Ferreira, el primero que se llamó Pacheco, nombre que le puso el rey por ser de mediana estatura y grueso, como se lee en su crónica”.

Palacios
Su origen se encuentra en el valle de Carranza, Vizcaya, de donde pasó a Castilla y Navarra y, posteriormente, a toda América.
En el año 1.887 fue otorgado el Marquesado de Villarreal de Alava, a doña Carmen Velasco y de Palacios. Y en 1905, José Velasco y de Palacios fue recibido Marqués de Unzá del Valle.
Y habrá que citar a Alfredo Palacios, juriconsulto y político argentino. Felix Palacios, farmacéutico (Corral de Almaguer, 1.678), que estudió procedimientos de extracción de diversas sustancias; y en Cuba, Iñigo Palacios que fundó familia en Los Palacios, Pinar del Río, famoso por el amor a la docencia, labor a la que dedicó toda su vida.

Padilla
Según Argote de Molina, los de este linaje pusieron por armas las padillas por alusión a su apellido, ganado por ser los Señores de la villa de Padilla, pero antes advierte de cierta versión dada por algunos y que él considera como fantasiosa y falsa.
Es esta: “decir que los Padillas pusieron por armas unas padillas que son instrumentos rústicos a manera de palas de horno porque un caballero de este linaje defendió de los moros un castillo con una de esas palas, es cosa que no se puede creer, pues un linaje tan principal como este y que ha más de cuatrocientos años que son ricoshombres e hicieron grandes y valerosos hechos en armas no habrían de escoger un blasón de tan poco valor”.
Nos induce a duda esta afirmación, puesto que “padilla”, es el horno aislado de una sola boca y en el cual se usan palas de largos mangos para situar los alimentos a asar. Lo que sí es cierto es que los Padilla son originarios de Coruña del Conde, localidad de Burgos, llamada antiguamente Padilla de Yuso, y que los miembros de este apellido fueron siempre personas muy destacadas en Castilla.

Pineda
Castellano. De la villa del mismo nombre en Burgos, donde fueron regidores perpetuos.Pasó a Salamanca y Sevilla, siendo Escribanos Mayores de su Cabildo y Regimiento y fundadores de la Real Maestranza de Caballeria.
El Rey Felipe V concedió en 1737 el título de Conde de Villapineda a D. Pedro de Pineda Enciso.

Prado
Descendiente de un Infante de León que tuvo un hijo de una doncella en un prado, por lo que el hijo tomó este apellido. Se extendió por toda la península.Busca más apellidos que empiecen por…