Comprar un coche en el extranjero

Comprar un coche en el extranjero

Comprar un coche en el extranjero

Adquirir un vehículo en otro país de la Unión Europea puede representar un gran ahorro para los españoles, pero también puede suponer embarcarse en una aventura no exenta de riesgos. En principio, no sólo hay que tener en cuenta el precio de fábrica; para poder realizar una comparación que no resulte ficticia se deben contemplar todos los costes de tramitación: IVA o Impuesto de Transmisiones, matriculación provisional, matriculación definitiva, ficha técnica…, además del remolque del vehículo, los gastos de desplazamiento del interesado etc.Comparación sí, pero llave en mano"Hay coches más baratos en el extranjero que en España. Esto no es un mito, sino una realidad", asevera la portavoz del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), Nuria Alonso. "En países como Alemania o Dinamarca los vehículos de más potencia tienen una mejor relación calidad-precio, son más económicos y hay una línea de compra interesante, sobre todo de segunda mano", añade.De acuerdo con un estudio comparativo realizado recientemente en Bruselas, entre los 91 modelos de automóvil más vendidos, Dinamarca, Grecia y Finlandia son los países más baratos para adquirir un coche, y Alemania y Austria los más caros. Por otro lado, el Comisariado de la Competencia observa que cada vez es menor la diferencia media de precios entre los mercados nacionales. Sin embargo, entre las conclusiones de este informe destaca que un comprador tiene una posibilidad entre trece de que el turismo elegido sea, al menos, un 20% más barato en otro lugar de la eurozona que en su propio país.Para obtener información sobre precios, marcas y modelos se puede visitar en Internet el listado oficial de la página de la Comisión Europea: http:// eurosopa.eu.int/comm/competition/car_sector/price_diffs/2004_autumn_main_table.pdfEn el estudio mencionado, la mayor diferencia bruta de precio ascendía a 5.700 euros y se daba en un modelo de un fabricante alemán mucho más económico en Grecia que en Alemania. Entre los cinco modelos de utilitario más vendidos las diferencias entre el más barato y el más caro eran de hasta el 24%, en el segmento medio llegaban al 28% y para las berlinas grandes al 39%, con gran variación de los porcentajes dependiendo del modelo. Grecia presenta los mayores ahorros, mientras la compra en Finlandia, Irlanda o Portugal puede resultar más cara en un elevado porcentaje.El ahorro medio entre los coches más vendidos en nuestro país ? Astra, Clio, Focus, Ibiza, León, Megane, Mondeo, Peugeot 206 y 307? puede reducirse a un 6,4% respecto a los precios establecidos en los países de la zona euro, según la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam).

No obstante, tal y como advierten desde CEA, el mercado del automóvil es muy cambiante en cuanto a precios y modelos y cualquier dato queda obsoleto enseguida. Y no digamos en segunda mano, donde es muy difícil establecer comparaciones.¿Y por qué, entonces, los conductores españoles que compran en el extranjero se inclinan por mercados como el danés y el alemán? Porque no se pueden comparar simplemente los precios franco fábrica, es decir, los de constructores y de cualquier cilindrada. Tal y como explica el secretario general de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto), Blas Vives. "Al final esos precios resultan ficticios".Para poder establecer una comparación real hay que confrontar precios llave en mano y con impuestos. De esta forma, según Vives, salvo en el Reino Unido, donde el volante va a la derecha y todo es más caro, el importe es muy similar, porque los fabricantes hacen sus cálculos y venden a unos precios acordes al poder adquisitivo del segmento de población al que se dirigen en cada país. "Pero por mucho que se empeñen las autoridades comunitarias no puede hablarse de un mercado único de verdad mientras coexistan las diferencias impositivas actuales", remarca.España es de los pocos países que tiene un impuesto de matriculación, que no se cobra en Francia, Alemania, Luxemburgo, Republica Checa ni Reino Unido, por ejemplo. Por otro lado, en nuestro país el IVA (VAT en inglés) es del 16%, frente al 18% de Grecia, el 19% de Portugal, el 20% de Italia o el 22% de Holanda.El importe que hay que sumar en concepto de impuestos al precio del automóvil varía de unos países a otros, desde el 16% de Alemania hasta el 198% de Dinamarca. En España es del 28% para los vehículos a gasolina de más de 1.600 cc y los diesel de más de 2.000 y del 23% para el resto, salvo para las familias numerosas con exenciones. Puede verse la tabla completa en la página de la Asociación Europea de Fabricantes de automóviles (ACEA) ( http://www.acea.be/ASB20/axidownloads20s.nsf/Category2ACEA/F54353A5D585D264C12570680043F632/$File/2005ACEATaxGuide~Introduction.pdf ).- Trámites e impuestosNo es tan fácil para un consumidor particular comparar precios y emprender lo que Nuria Alonso llama "la aventura de comprar un coche en otro país", por muy baratos que sean los vuelos para desplazarse y elegir el vehículo, ni por mucho que la Red ayude en los trámites y en la búsqueda. Para que la compra en el extranjero merezca la pena, siempre y cuando el argumento para llevarla a cabo sea exclusivamente el económico "y no el capricho de tener el modelo antes de que llegue a nuestro mercado, por ejemplo", el ahorro tiene que ser muy sustancial. Blas Vives sitúa esa cifra en torno a los 6.000 euros, es decir, si la diferencia de precios es menor a esta cantidad no será rentable la adquisición en otro país.Lo que sí es cierto, según apunta Alonso desde CEA, es que un conductor medio alemán mantiene el mismo coche aproximadamente tres años y difícilmente compra un coche usado. Mientras, en España, el tiempo medio de utilización de un vehículo por su propietario se acerca a los diez años. Por ello resulta tan atractivo el gran stock del mercado de segunda mano en países como Alemania.Para informarse sobre los trámites que hay que realizar con el fin de traerse un vehículo de otro país puede consultarse la siguiente dirección del Centro Europeo de Consumidor: http://cec.consumo-inc.es/cec/secciones/Ayuda/Derechos/Espana/Derechos/Vehiculos_es.asp. No obstante, para que quede más claro, Alberto Moreno, desde el Departamento de Gestión Administrativa de CEA, realiza una estimación real de costes y trámites. Veamos un ejemplo con un modelo de automóvil real:Volkswagen Phaeton 5.0 Tdi V10 5pl de 313CV
Precio en España, siendo un vehículo nuevo: pasa los 100.000 euros.
Compra realizada en un concesionario de Alemania, mismo vehículo con más de 2 años y menos de 3 años, en un concesionario de Alemania, con factura, por un particular o empresa con domicilio en Madrid.
– Valor mínimo publicado en el BOE: 51.255 euros. Se trata del valor patrimonial que establece Hacienda, igual que para los pisos se marca un valor catastral por el que se pagan unas tasas.- Impuesto sobre determinados medios de transporte, para esta caso un 12%: 6.150,60 euros, siempre y cuando en la factura de venta como base imponible el valor declarado no supere el mínimo del BOE. Si el valor de venta supera ese mínimo se aplicará el 12% sobre la base imponible declarada en la factura.- Canje de la documentación alemana por una ficha técnica española en la ITV: 150 euros en Madrid aproximadamente.- Impuesto Vehículo Tracción Mecánica (IVTM) o impuesto de circulación: 203 euros al año. Este impuesto se divide en trimestres y se abonan los que correspondan a la fecha de la matriculación en España. El cálculo está hecho para todo el año en Madrid, pero cada municipio tiene una tabla distinta dependiendo del número de habitantes, etc.- Tasa de Tráfico en caso de solicitar las placas provisionales (placas verdes): 17 euros.- Juego de placas verdes (las dos): 18 euros aproximadamente.- Tasa de Tráfico matriculación definitiva: 67,60 euros (incluido el euro que hay que abonar al colegio territorial por cada gestión presentada).- Juego de placas definitivas (las dos): 18 euros aproximadamente.El IVA se paga en Alemania o en España. Al abonarlo se estaría exento del pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. A la misma compra realizada con contrato (a un particular), aparte de los gastos enumerados anteriormente, habría que sumarle el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que siempre es de un 4%: 2.050,20 euros, siempre y cuando en el contrato de compra venta no se declare una cantidad superior.Si éste u otro vehículo se comprasen nuevos para matricular en España, los gastos serían los mismos, a excepción del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que no existiría. Sin embargo:- No sería necesario pedir la ficha reducida, puesto que ya la traen los vehículos nuevos.- En cuanto al pago del IVA habría que aportar la certificación original de la administración tributaria correspondiente al domicilio del interesado, en el que conste que está en el censo español de sujetos pasivos, o el documento original que acredite el pago del impuesto de adquisición intracomunitaria del vehículo nuevo.Si la compra del vehículo usado o nuevo se realizara en un país distinto a la Unión Europea o asimilado, esta información variaría porque se trata de la importación de un vehículo y su paso por aduana, lo que conlleva el pago del Derecho Único de Aduanas (DUA).Si el comprador precisa que el vehículo sea acarreado desde el punto de compra a su destino habrá de añadir los gastos de remolque. Por ejemplo, el traslado de un BMW Serie 5 545i desde Stuttgart a Madrid en una conocida compañía de logística costaría en torno a 600 euros más IVA incluido un seguro de transporte y podría tardar 10 días.- Algunos consejosLa adquisición de un vehículo en otro país conlleva, como se ha visto, numerosos trámites. Por ello es más aconsejable emprenderla con asesoramiento profesional, salvo que el comprador sea una persona con grandes conocimientos del sector. El Comisiariado Europeo del Automóvil sugiere tener mucho cuidado a la hora de realizar los cálculos y desde Faconauto se insiste en la ventaja de comprar cerca de casa por si surgiera cualquier problema. Veamos algunas de sus recomendaciones:- Cerciorarse del precio, ya que la oferta puede ser engañosa, se dan muchos timos y a veces en los precios no están incluidos los impuestos.- Tener en cuenta todos los gastos antes de dar el paso: impuestos, papeleo, transporte, alojamiento, desplazamientos etc.- Salvo excepciones, no emprender la "aventura" a título particular y entre particulares.- Una forma de evitar riesgos es comprar al fabricante, concesionario o intermediario autorizado. Es una forma de verificar que no se trata de un coche robado o que se ha importado eludiendo el pago de impuestos. Por esta misma razón, se desaconseja la compra entre particulares y la reserva mediante una aportación económica "online". Es preferible trabajar con intermediarios españoles, siempre que estén legalmente establecidos como personas jurídicas, y realizar por escrito todos los trámites de la venta y justificante del pago.- Conservar toda la documentación: factura de compra del vehículo con el número del bastidor, acreditación del pago del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales -en el caso de vehículos usados-, documento de adjudicación en subasta, etc. para que no haya problemas en la matriculación y en las autorizaciones temporales de circulación.- Recordar que, desde la aprobación de la Ley de Garantías de Bienes de Consumo, la garantía en toda la UE es de 2 años.

También podría gustarte