¿El nombre de tu hijo influye en su destino?

Existen dos niños: uno se llama Juan, y el otro Amadeus. ¿Cuál de los dos crees que vaya a tomar lecciones de música? ¿Los padres de quién de ellos crees que tengan expectativas mejor definidas sobre la vida de su hijo? Aunque no lo creas, el nombre que decides o decidiste ponerle a tu hijo al nacer va a influir directamente en su futuro. No lo decimos nosotros, lo dice la ciencia.

El boletín en línea Science + Religion Today reveló que desde que las parejas se enteran que serán padres, comienzan a proyectar expectativas sobre cómo desean que sea la vida de sus hijos. Así que no es descabellado pensar que el nombre que les ponen está cargado de proyecciones.

Y no sólo el futuro de los niños está en juego cuando de nombres se trata, sino también su autoestima, aunque tengan el nombre de alguna personalidad relevante, pues si su personalidad no empata con la que sus padres proyectaron al llamarlo de esa forma podrían comenzar los conflictos familiares.

Si piensas que esto es una exageración analiza lo que dijo James Bruning, profesor de Sociología de la Universidad de Ohio: “Encontramos que desde la edad preescolar los niños comienzan a identificar los nombres más activos y pasivos con comportamientos más activos y pasivos, precisamente”. Fue por eso que en el estudio que el sociólogo realizó en Estados Unidos se encontró que el niño llamado Hunter (cazador) mostraba un comportamiento más intrépido y aventurero que Phil.

El estudio reveló el mismo resultado con las niñas: aquellas que tenían nombres como Scout, Taylor o Morgan eran tradicionalmente menos femeninas que aquellas que se llamaban Mary o Elizabeth.

Otra investigación realizada en la Universidad Estatal de San Diego reveló que los nombres “raros” o inusuales reflejan la filosofía de vida de los padres. Es por eso que la niña con un nombre más neutral como Morgan, se siente libre de hacer a un lado los estereotipos femeninos que la sociedad marca.

De igual forma, aquellos padres que quieren que sus hijos sobresalgan al resto, van a buscar un nombre que le haga honor a su pensamiento. Y aquellos que desean que sus hijos no se sientan distintos a los demás, van a elegir un nombre convencional.

Regresando al autoestima con relación al nombre, la investigadora Jean Twenge reveló que “Las personas a las que no les gusta su nombre tienden a no estar bien ajustadas”.

Así que ya lo sabes, el nombre definitivamente va a influir de buena o mala manera en el destino de tus hijos, así que, si aún no los tienes, debes pensar en cómo deseas que tu hijo sea recordado.

Checa los nombres que son tendencia este 2017.