2005-11-02 10:07:37 Por: Redacción

El gusto por la lectura

Las cifras de lectores en España rozan la media de la UE

El gusto por la lectura

El gusto por la lectura

Se dice que no se lee y se echa la culpa a la televisión, los videojuegos y la falta de tiempo. Pero esto es incierto: España entra dentro de la media de los índices de lectura europeos; la edición española de libros infantiles y juveniles batió records en 2002; tres de cada cuatro chavales asegura que le gusta leer e Internet se perfila como un buen soporte para la literatura. Bien es verdad que el gusto por la lectura, algo tan íntimo e individual, debe formar parte de los procesos de aprendizaje que se inician a edades tempranas y que en esta labor los niños necesitan la impronta de padres y educadores, así como el apoyo de las instituciones.Pero también es verdad que sólo 20 de cada 100 españoles están inscritos como usuarios en alguna biblioteca pública. Sin embargo, los estudios de Eurostat sitúan los índices de lectura en España en la zona intermedia dentro de los países europeos, junto con, por ejemplo, Alemania y Francia. Pero nuestro país está aún muy lejos de otros como Dinamarca o Finlandia.Por otro lado, casi un europeo de cada dos lee el periódico de 5 a 7 veces a la semana. Las tasas más altas de lectura de diarios se encuentran en Finlandia, Suecia, Alemania y Luxemburgo; de nuevo las más bajas están en Grecia, España y Portugal. En España, donde se venden alrededor de 100 ejemplares por cada 1.000 habitantes, el porcentaje de gente que nunca lee un periódico supera el 20%.Los libros y los más jóvenesLa oferta editorial es cada vez mayor y más atractiva. No hay motivos para el pesimismo. La edición española en los últimos años ha mantenido una fuerte tendencia al alza en el volumen de libros dirigidos a niños y adolescentes. Informes de la Fundación Bertelsmann, señalan que tres de cada cuatro chavales de entre 8 y 16 años confiesa que le gusta leer.Según Gemma Lluch, profesora de Didáctica de la Lengua en la Facultad de Filología de la Universidad de Valencia, los niños de ahora leen más que sus padres porque "jamás el acceso a la cultura fue tan democrático como en la actualidad, jamás la escolarización llegó a tantas capas sociales y nunca antes fue obligatoria hasta los 16 años".Pequeños grandes lectoresPara Gemma Lluch, entre los muchos factores que influyen en el aumento de los índices de lectura, los principales son las campañas desde las instituciones y la publicidad. Pero, pese a que los esfuerzos institucionales son muy necesarios e importantes, no lo son menos los que deben hacerse desde otros ámbitos para inculcar a los más pequeños el interés por los libros. La escritora y profesora Carmen Gil-Bonachera enumera algunos consejos para acercar a los niños a la lectura:· Contar cuentos a los niños y leerles poesía, por ejemplo antes de dormir. Es una costumbre muy gratificante y además refuerza los lazos afectivos.

· Leer delante de ellos libros, revistas, periódicos...

· Conversar sobre lo que cada uno lee e interesarse por el cuento o libro que los pequeños han leído.

· Procurar un tiempo de silencio en casa para leer.

· Asesorarse y consultar para escoger bien los libros.

· Hace de la visita a la librería una fiesta y dejarse aconsejar por los libreros.

· Televisión, cine e Internet pueden convertirse en formas de acercamiento a los libros y, por supuesto, los comics.El papel de los educadores y los colegios también es primordial a la hora de inducir al hábito de la lectura:· Los maestros deben estar preparados para poder fomentar la literatura infantil y juvenil.

· El colegio debe formar una buena biblioteca con calidad literaria para poner al alcance de los niños publicaciones acordes a sus gustos, entre las que no deben faltar comics y libros con ilustraciones.

· Dedicar un tiempo en silencio dentro del horario escolar sólo a leer de forma distendida, sin obligar a los niños a lean un libro concreto ni a hacer resúmenes.Libros, fuente de gozoComo escritora y educadora Carmen Gil-Bonachera cree que el secreto a la hora de conseguir que los niños se aficionen a la lectura consiste en dejarles descubrir que los libros son "fuente de gozo y no una tortura". Para ello es importante que encuentren piezas de calidad que respondan a sus intereses e inquietudes. La poeta cree que la verdadera publicidad es el boca a boca entre los chavales y que esa ha sido la clave del éxito de la serie de Harry Potter, por ejemplo, o de algunos libros de Jordi Sierra i Fabra, que escribe "sobre la anorexia y otros temas que interesan mucho a los adolescentes". Recomienda preguntar en librerías y consultar algunas direcciones útiles de Internet.Una de estas direcciones web es la correspondiente al club Kirico (www.clubkirico.com) creado por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), "un grupo de librerías infantiles asociadas, para fomentar hábitos de lectura y facilitar el acercamiento físico de los niños y jóvenes a las librerías". El club, que está dirigido no sólo a los niños sino también a padres y a libreros, ofrece cada tres meses una selección temática de libros organizados por edades. Reúne artículos sobre lectura, noticias, foros para intercambiar opiniones y recomendaciones de páginas web interesantes, completan este espacio que pretende ser un lugar para hablar de libros y comunicarse entre los lectores.

Comentarios
El gusto por la lectura