2007-02-07 10:41:42 Por: Redacción

San Valentín y los enamorados

En cada 14 de febrero detalles y mensajes de amor se intercambian alrededor del mundo

San Valentín y los enamorados

San Valentín y los enamorados

El Día de San Valentín se ha convertido en una celebración ya tradicional en la que novios y esposos enamorados se expresan su amor o cariño mutuamente. Se celebra el 14 de febrero, onomástica de San Valentín. En muchos lugares se le llama el Día de los Enamorados y puede decirse que se ha afianzado particularmente por motivos comerciales. Típicamente occidental, su celebración se ha extendido a otros países, como Japón, China y Taiwán.La leyenda de San Valentín comienza en el siglo tercero con el tirano emperador romano Claudio III, quien había ordenado a todos los cristianos adorar a doce dioses. Valentino adoraba a Cristo y ni siquiera las amenazas de muerte le disuadían de practicar sus creencias. Valentino fue arrestado y enviado a prisión. Durante las últimas semanas de su vida, algo impresionante sucedió. El carcelero, habiendo visto que Valentino era un hombre de letras, pidió permiso para traer a su hija, Julia, a recibir lecciones de Valentino. Julia, quien había sido ciega desde su nacimiento, era una joven preciosa y de mente ágil. Valentino le leyó cuentos de la historia romana, le enseñó aritmética y le habló de Dios. Tras orar juntos, ella vio el mundo a través de sus propios ojos.En la víspera de su muerte, Valentino le escribió una última carta a Julia pidiéndole que se mantuviera cerca de Dios y firmó "De tu Valentino". Valentino fue ejecutado el 14 de febrero del año 270, cerca de una puerta que más tarde fuera nombrada Puerta de Valentino para honrar su memoria. Cuenta la leyenda que Julia plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy, el árbol de almendras es un símbolo de amor y amistad duraderos.- Los amantesLa voz popular dice que ésta es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la Grecia Clásica se oficiaba en este tiempo la adoración al dios del amor, Eros, hijo de Afrodita, la diosa que personifica el amor y es uno de los dioses más jóvenes del Olimpo. En el mundo romano recibió el nombre de Cupido.Hoy, un lugar donde este día se celebra especialmente es Teruel, la ciudad de los amantes. Juan Martínez de la Marcilla, enamorado desde niño de Isabel de Segura, pertenecía a una familia modesta, muy al contrario que su amada. El padre de Isabel le concedió cinco años para enriquecerse si quería desposar a su hija. Justo el día que cumple el plazo Juan regresa con riquezas y fama a Teruel y escucha campanas de boda. La boda entre Isabel y Pedro de Azagra. Marcilla acude al encuentro de su amada y le pide un beso. Esta se lo niega por pertenecer a otro hombre. Juan cae fulminado y muere. Al día siguiente, la comitiva que lleva el cortejo fúnebre se sorprende al ver como una mujer con la cara oculta se acerca hasta el féretro, dando un beso al fallecido. En ese momento, Isabel cae muerta. Se dice que ambos murieron de amor y por eso sus restos permanecen juntos.El 14 de febrero ofrece una buena oportunidad para descubrir Teruel, esta ciudad de contrastes, con su magnífico mudéjar y sus casas modernistas.En esta fecha también es muy recomendable visitar, como no, París, que cada año se engalana para celebrar el Día de los Enamorados.- Expresiones de amor¿Estás enamorado? ¿Estás enamorada? Qué mejor que demostrarlo. ¿Estás con alguien? ¿Estás en ello? ¿No sabes cómo decírselo? Tal vez el 14 de febrero sea el momento de decírselo.En la actualidad, San Valentín se celebra mediante el intercambio de regalos acompañados con símbolos como la forma del corazón o de Cupido. Rosas, joyas, perfumes y bombones se asocian con el amor ese día. Tal vez no sea necesario gastar dinero, una cena especial acompañada de una nota de amor o una bonita postal dedicada con ternura pueden convertirse en el mejor de los detalles y en el preludio de una noche apasionada.El 14 de febrero nuestro buen amigo San Valentín protege a los enamorados. Y ya sabes, como dijo el libretista estadounidense Oscar Hammerstein II, "una campana no es campana hasta que suene. Una canción no es canción hasta que se cante. Un amor no es amor hasta que se regale".

Comentarios
San Valentín y los enamorados