Agua, fuente de salud

Agua, fuente de salud

Agua, fuente de salud

Es necesario ingerir como mínimo entre 2 y 2,5 litros de líquido al día para tener buena salud y una piel sana, ya que lo que hidrata en una bebida es su contenido hídrico, evitando así que esté apagada, tirante y áspera.La catedrática del departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Comité Científico Asesor del Observatorio de Hidratación y Salud (OHS), Rosa María Ortega, ha señalado que una adecuada hidratación repercute en el resto del organismo.Según Ortega, "cuando la piel está bien hidratada, posee mayor elasticidad y está más protegida, por lo que es más resistente frente a cualquier agresión externa". Sin embargo, "cuando no se bebe lo suficiente se producen diversas alteraciones en el funcionamiento corporal y disminuye además la capacidad de protección de la dermis, ya que la piel ve alterado su equilibrio hídrico y no ejerce adecuadamente sus funciones protectoras y reguladoras", señala.Se recomienda extremar en cuidado de la dermis especialmente en primavera y verano, que es cuando la piel está sometida a condiciones más extremas, como son las altas temperaturas, la exposición al sol y el exceso de sudoración.Por ello, para lucir una bonita piel durante este verano, la OHS recomienda beber durante el día mucha agua, comer frutas y verduras que también ayudan a hidratar por su alto contenido de agua.