Aprovecha bien las visitas al médico

Aprovecha bien las visitas al médico

Aprovecha bien las visitas al médico

En la consulta, el tiempo es oro… Preparar la cita te ayudará a mantener la calma y a salir con el diagnóstico más acertado.A Celia le sube la tensión cada vez que el médico le dice que se la va a medir. No es hipertensa, pero se pone nerviosa y se le disparan el miedo y la preocupación. Su cuerpo reacciona, sus palpitaciones aumentan y la tensión sube.Sufre la llamada "hipertensión de bata blanca". La mejor forma de controlarla es preparar la visita a la consulta. Aquí te damos unos consejos para que ir al médico no suponga ningún trauma. La importancia de la comunicaciónPara que ambos se sientan satisfechos, "el paciente debe contarle a su médico todos los motivos que le han llevado a su consulta. Es muy frecuente que se nos pregunte por varios problemas a la vez. Esto ayuda al médico a establecer prioridades y a hacer un buen diagnóstico", afirma el doctor Asensio López Santiago, vicepresidente de Semfyc (Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria).Un error muy frecuente en los pacientes es que "se callan sus temores. Se marchan con la duda o, peor aún, se comparan con conocidos que tienen síntomas parecidos". Si no le contamos todo al experto, no puede hacer un buen diagnóstico.El médico, por su parte, tiene la obligación de cerciorarse de que el paciente ha entendido bien todas sus palabras y se marcha con la información que necesita.Antes de entrarESCRIBE UN DIARIO. Apunta la información relevante que te cuesta memorizar, como cuáles son tus síntomas, si es la primera vez que aparecen, en qué momentos te encuentras mal, si puedes relacionar el malestar con algún acontecimiento de tu vida, si olvidaste tomarte algún medicamento. Además, escribe las preguntas que vas a plantearle al médico.LA COMPAÑÍA. Decide si prefieres ir sola o que te acompañe una persona de confianza, por si te vas a poner nerviosa, te van a hacer una prueba que desconoces o temes un diagnóstico difícil.ELIGE LA ROPA ADECUADA. Que sea cómoda y fácil de quitar.LO QUE DEBES LLEVAR. Si te han hecho pruebas anteriores, no olvides llevarlas contigo, así como el nombre de las medicinas que estás tomando, incluidas las vitaminas y los suplementos naturales.SI TE PONES NERVIOSA, intenta distraerte: camina por el pasillo, charla o lee un libro. Si no es suficiente, recurre a algunas técnicas sencillas para calmar los nervios:1. Respira llenando de aire el estómago y los pulmones; reténlo durante unos segundos y expúlsalo por completo, hasta sentirte vacía. Hazlo varias veces y repite mentalmente alguna frase que te calme, como "estoy tranquila" o "todo va bien".2. Relaja tu cuerpo centrando la atención en cada parte: las piernas, el vientre, el estómago, la espalda, los brazos, los hombros, el cuello y la cara.Durante la consultaEXPLÍCALE BIEN AL MÉDICO el motivo de tu visita, repasando tus notas para no olvidarte nada.ESCUCHA CON TRANQUILIDAD lo que te diga, toma nota si lo necesitas y asegúrate de que entiendes sus palabras. Si su lenguaje es demasiado técnico, pídele que sea más claro y que te lo vuelva a repetir.TÓMATE UNOS MINUTOS para repasar tu lista de preguntas y no te dejes ninguna sin formular. Tal vez te sientas algo ridícula, pero piensa que no eres médico ni tienes por qué saber nada sobre tu enfermedad.SI TE PRESCRIBE ALGUNA PRUEBA y no sabes en qué consiste, pregunta qué es, si resulta dolorosa y en qué condiciones debes hacértelas (en ayunas, sin tomar algún medicamento…).PREGÚNTALE TAMBIÉN por los medicamentos que te mande: qué son, si son compatibles con otras medicinas o tu alimentación y cuál es la mejor hora para tomarlos.CONCRETA LOS PRÓXIMOS PASOS. Pregúntale si es conveniente que pidas cita a otro médico o especialista y cuándo debes volver a su consulta con las nuevas pruebas.CONSÚLTALE QUÉ DEBES HACER en caso de que te surjan dudas. Por ejemplo, si puedes llamar a algún teléfono de información (apúntalo en un lugar visible), visitar una página web que hable sobre tu problema en concreto o cuándo debes volver a verle si no hay mejoría.Después de salirANTES DE ABANDONAR la consulta, programa la siguiente visita si es necesario. Pregunta si debes pedir algún papel para una prueba, para ir a otro médico… Si te lo permiten, pide la próxima cita en recepción para evitar hacerlo por teléfono.APUNTA EN TU DIARIO lo que tienes que hacer: cuántos días y a qué horas debes tomar el medicamento, la dosis exacta, en qué momento debes ingresar en el hospital o ayunar para hacerte una prueba, el control de tu peso, la fecha de la próxima visita o las nuevas preguntas que te surjan.SI TIENES DUDAS, sigue sus consejos y no interrumpas el tratamiento ni te automediques. Puedes consultar la página web que te recomendó o buscar por tu cuenta en internet, pero no te obsesiones ni te lo tomes todo al pie de la letra. La Red está llena de información, pero no toda es fiable ni personalizada.NO TE DEJES LLEVAR por consejos de familiares o amigos. Ellos no son médicos.