Los beneficios de comer despacio

Sí, ya sabemos que el acelerado ritmo de vida que tienes te impide sentarte en paz a comer. Pero te aseguramos que después de leer los beneficios que obtienes comiendo lento, comenzarás a tomarte poco a poco unos minutos más para degustar en serio tus alimentos.

Favorece la buena digestión

Además de favorecer tu digestión, comer lento acelera tu metabolismo, te explicamos el porqué: tus alimentos están más expuestos a la saliva, la cual contiene las enzimas digestivas necesarias para comenzar la primera fase de digestión. De ese modo el proceso digestivo es más efectivo.

Dentadura de diez

Tómate tu tiempo al masticar, ya que al hacerlo fortaleces tus dientes y mandíbula, ayudando así a prevenir la acumulación de placa y caries dental.

Te sentirás satisfecha más rápido

Cuando comes lento le haces pensar a tu cuerpo que ya ha pasado suficiente tiempo comiendo, y entonces te pedirá que pares. Por el contrario, si comes muy rápido le generas a tu cuerpo la ansiedad suficiente como para que te pida comer cada vez más, cantidades grandes en menor tiempo. Y sabes lo que eso significa.

Consumes menos calorías

Después de cada bocado que das, tu estómago le manda señales a tu cerebro para decirle que ha consumido la cantidad suficiente de alimentos, y modera tu consumo calórico. Así que cuando comes rápido, no le das oportunidad a tu estómago de hacer ese proceso correctamente. Además al comer lento se supone que estarás más consciente de las calorías que tienen tus alimentos.

Evitas que tu cuerpo se llene de gases

Al mantener tus alimentos el tiempo necesario dentro de tu boca, evitas que entre una cantidad de aire mayor a tu cuerpo. Así que generas menos gases y mejoras las molestias intestinales. También puedes ayudarte con los siguientes alimentos para evitar los gases.