Colonoscopia virtual

Colonoscopia virtual

Colonoscopia virtual

No se cumplen 40 años todos los días y Ester Rubio decidió festejar la fecha dando un paso hacia el futuro. Esa misma semana, fue a hacerse una colonoscopia virtual. "Mi madre y una tía materna fallecieron antes de cumplir los 60 años, las dos por cáncer de colon, y no quería ser la siguiente en el árbol genealógico", explica."Sé que este tipo de cáncer tiene un alto componente hereditario, pero también que tarda años en evolucionar", añade. La colonoscopia permite localizar un pólipo antes de que se convierta en cáncer y extirparlo.Rapidez y comodidad¿Por qué ha esperado Sara hasta ahora?, preguntamos, intuyendo casi la respuesta: la idea de pasar por una colonoscopia convencional, con su penitencia de laxantes, enemas y, finalmente, la inserción de un tubo de más de un metro en el colon, desde el ano, no suena tranquilizadora. Por eso, Sara se animó al enterarse de la posibilidad de someterse a una virtual ?que no requiere insertar ningún tubo ni precisa tomar laxantes? en el Hospital Quirón de Madrid. Éste es uno de los 15 centros, más o menos, que disponen de colonoscopia con TAC en España.Otros son la Clínica de la Concepción y el Ruber Internacional en Madrid; la Teknon en Barcelona; el Hospital Xeral Cíes en Vigo; la Policlínica Guipúzcoa en San Sebastián?"El resultado del escáner fue mi mejor regalo de cumpleaños", cuenta Sara. "Después de la prueba, que apenas duró 20 segundos, el dr. Vicente Martínez de Vega (jefe de servicio de Diagnóstico por Imagen de dicho hospital) se sentó a mi lado y juntos visionamos el "viaje virtual" por mi colon. "Mira lo limpio que está, sin un solo pólipo; tienes un colon de exposición", me dijo. No me sentiría mejor si me hiciera un lifting y me quitaran 15 años de un plumazo", explica Sara."Las colonoscopias rutinarias son el mejor método de prevención de cáncer de colon y podrían evitar la muerte precoz de miles de personas al año y grandes dosis de sufrimiento a todos los pacientes que han llegado tarde al diagnóstico y requieren tratamientos agresivos", explica el dr. Martínez de Vega. De hecho, este tipo de cáncer es el segundo más fre-cuente en nuestro país, tanto en hombres como en mujeres (en hombres, después del de pulmón; en mujeres, por detrás del de mama), y su incidencia sigue aumentando. Calificado a menudo de "asesino silencioso", esta enfermedad se desarrolla a partir de pólipos (pequeños tumores benignos) que van evolucionando."No es un proceso que ocurre de un día para otro; a veces requiere años, incluso décadas", explica el dr. Martínez de Vega. "Igualmente, los síntomas de cáncer de colon (cambios en los movimientos intestinales, sangrado rectal, heces negruzcas o sanguinolentas, pérdida de peso, anemia…) a veces no dan la cara hasta que la enfermedad está avanzada", añade. Por eso son tan importantes las colonoscopias. El 50% de las personas diagnosticadas tras la aparición de los síntomas fallece por el tumor, pero también un paciente al que se le detecta en fases iniciales tiene un 95% de probabilidades de curación. "Si ésa no es una buena razón, que me digan qué prueba clínica tiene la misma eficacia preventiva", asevera el doctor.Una prueba para todosLos oncólogos recomiendan la realización de colonoscopias periódicas a todas las personas a partir de los 50 años (edad en que la incidencia del tumor empieza a aumentar). Y, antes de esa edad, a quienes tengan riesgo añadido, en especial las que tienen antecedentes familiares. (También son factores de riesgo las dietas ricas en carnes rojas y grasas saturadas, la obesidad, la vida sedentaria, el tabaquismo, el alto consumo de alcohol, las dietas pobres en fibra, padecer enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa…).El problema en la prevención es que las colonoscopias rutinarias no cuentan con la implantación y la aceptación de las mamografías (para prevenir el cáncer de mama), las citologías (para el de cuello de útero) y las pruebas del cáncer de próstata. Vergüenza, temor a no poder soportar la prueba, sentido del ridículo… son las razones que cita la población cuando se les pregunta por qué retrasan o rechazan las colonoscopias.