Come bien para tus cinco sentidos

Come bien para tus cinco sentidos

Come bien para tus cinco sentidos

Con el paso de los años, todos perdemos algunas capacidades sensoriales. Una dieta rica en ciertos nutrientes específicos puede frenar el ritmo de esas pérdidas. Descubre qué alimentos te ayudarán.OJOSSon especialmente sensibles a daños celulares por los radicales libres. La degeneración macular asociada a la edad (que es la principal causa de ceguera irreversible en Europa) y las cataratas son, en parte, consecuencia de la acción oxidante de estos radicales. Las dietas ricas en antioxidantes (vitaminas C y E, carotenoides y cinc) y en ácidos grasos omega 3 pueden reducir ese riesgo.Asegúrate tu ración de carotenoides tomando verduras y frutas de color intenso (espinacas, zanahorias, calabaza…). Los estudios atribuyen protección especial a las verduras de la familia de la col. Son muy ricas en luteína, vital para la salud ocular.Lograrás el omega 3 necesario si comes pescado azul (atún, jurel, boquerones, sardinas…) tres veces por semana.El cinc, vital para los sentidos, está en el marisco (sobre todo en mejillones, almejas…), cereales integrales, legumbres, magro de cerdo?La vitamina E ha demostrado tener efectos protectores de la visión. Come frutos secos (pocos, pero a menudo).OIDOSe pierde con los años, sobre todo si has soportado sonido de más de 90 decibelios de forma prolongada. El tabaco es otro "ladrón de oído": ciertos estudios indican un 70 por ciento más de riesgo de pérdida auditiva entre los fumadores. Más causas: infecciones de oído, perforación del tímpano y tratamientos con antibióticos como la estreptomicina. Las dietas pobres en calcio, magnesio, vitamina D, ácido fólico y vitamina B12 se relacionan también con estos problemas.Como prevención, asegúrate estos alimentos:1.000-1.500 mg de calcio al día. Lo encontrarás en verduras de hoja verde oscura, yogures y queso descremados, legumbres, sardinas de lata con su espina?El magnesio es eficaz para el tratamiento del tinnitus (pitidos). Está en el chocolate negro, los frutos secos y las legumbres.El ácido fólico está en espinacas y otras verduras de hoja verde, naranjas, legumbres, huevos?Los moluscos, el hígado, las carnes magras, los huevos, los pescados y algunas algas (como la spirulina) son ricos en vitamina B12.Lograrás vitamina D tomando el sol al menos 15 minutos al día sin protección. En invierno, toma alimentos enriquecidos con esa vitamina o consulta la conveniencia de recurrir a suplementos.TACTOAunque no somos conscientes de ello, perdemos sentido del tacto a medida que nuestras terminaciones nerviosas se desgastan por el uso (y no son reemplazadas). Una forma de contrarrestar esa pérdida es potenciar la conexión tacto-cerebro, por ejemplo, tocando instrumentos musicales o realizando tareas de precisión con los dedos (como bordar o tejer). Otra es incluir en la dieta nutrientes para el sistema neurológico, entre ellos, proteínas, vitaminas y omega 3.Huevos, carnes magras, pescados, lácteos y legumbres son ricos en proteínas.Zanahorias, boniatos, verduras de hoja verde, pimientos… poseen betacaroteno que el organismo transforma en vitamina A.Pescados azules y nueces contienen omega 3.Plátanos, garbanzos, pollo, carnes magras… ofrecen vitamina B6.Germen de trigo, almendras y cacahuetes aportan vitamina E.Cítricos, kiwis y fresas poseen vitamina C.GUSTO Y OLFATOIntenta distinguir, con la nariz y los ojos tapados, entre trozos de manzana, naranja y pera. ¿A que te saben igual? Es una demostración de la estrecha relación que existe entre el gusto y el olfato. Lamentablemente, el sentido del olfato se reduce con la edad y a los 70-75 años, tenemos la mitad de las papilas gustativas de las que teníamos al nacer. Enfermedades (diabetes, hipertensión, infecciones, alergias, boca seca), algunos medicamentos (como los antihistamínicos) y el tabaquismo (que reduce la capacidad para detectar sabores sutiles) suman razones para la pérdida de esas capacidades.Las dietas deficitarias en cinc pueden contribuir a la pérdida de olfato y gusto (curiosamente, el déficit de este "mineral de los sentidos" también se asocia a la anorexia).Además de asegurarnos cantidades suficientes de cinc -por ejemplo, consumiendo marisco o cacahuetes, sazonar la comida con especias y hierbas aromáticas, beber al menos seis vasos de agua al día y, sobre todo, dejar de fumar, son medidas que pueden hacernos percibir mejor los sabores y mantener en un óptimo estado la memoria olfativa y gustativa