Protege la salud de tus ojos con estos tips

Están activos desde el momento en que despertamos, hasta cuando nos vamos a la cama, y aún así, solo les ponemos atención a nuestros ojos cuando nos dan molestias, lo cual es un gran error pues los ojos requieren de cuidados diarios para evitar infecciones, cansancio o enfermedades más graves. Para proteger la salud de tus ojos, te compartimos estos excelentes tips:

Una buena alimentación es esencial para la salud de tus ojos. Las vitaminas A y C, así como el magnesio, son fundamentales para el desarrollo de la vista aunque advierte que no sustituyen la revisión y otros cuidados. No evitan la miopía, pero son buenas, pues en la retina contamos con células que se alimentan de vitamina A, la cual nos ayuda a que esas células trabajen bien y evitamos complicaciones o riesgos mayores. Cualquier fruta y hortaliza es buena para los ojos, así que no olvides incluirlas siempre en tu dieta.

Visitar al optometrista cada uno o dos años es lo más recomendable, aún cuando no hayas detectado algún problema con tus ojos. En el caso de los niños, la experta invita a que comiencen a ir desde los 3 años a revisión. Al realizarte un examen visual, evitas una posible pérdida de desarrollo en la visión, sobre todo en los niños. En adultos, se controla el avance de enfermedades como miopía o astigmatismo con tan sólo realizarte estos chequeos periódicos.

El abuso de ordenadores, tabletas o televisión perjudica la salud de nuestros ojos. Para evitar esto, se debe considerar que la televisión la tenemos que ver a una distancia de dos metros, y en el caso del ordenador, la mejor distancia es de 50 centímetros y de manera lineal, para que el ojo no tenga que esforzarse en enfocar. Además, es importante nunca utilizar estos aparatos a oscuras, pues eso genera problemas en la graduación y cansancio extremo a los ojos.

La optometristas también nos aconsejan realizar esta serie de ejercicios para que los ojos descansen del uso:

  • Por cada 20 minutos frente a un monitor, mira al horizonte 20 segundos sin enfocar a nada. De esta manera tus ojos se relajan.
  • Cierra los ojos sin apretar y relaja los párpados. Tápalos un poco con tus manos suavemente.
  • En caso de que los sientas inflamados, utiliza compresas frías.