Cuida tu corazón

Cuida tu corazón

Cuida tu corazón

Si le pides a tu médico el mejor consejo para evitar un infarto de miocardio es muy probable que te diga que vigiles tus niveles de colesterol y que practiques ejercicio. Lo que quizá no te advierta es que, a pesar de la bien ganada reputación del colesterol como factor de riesgo, la mitad de los ataques cardiacos se dan en personas con niveles normales.Lo cierto es que, según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares causan 12 millones de muertes en el mundo cada año. Pero, si bien se han identificado muchos factores de riesgo cardiovascular ?desde la diabetes y la hipertensión, hasta la grasa abdominal y la enfermedad de las encías, así como la obesidad, el sobrepeso, el tabaquismo o el estrés? no se había encontrado mejor indicador que los niveles de colesterol en sangre. Eso ha sido así hasta que, últimamente, los biólogos moleculares y los cardiólogos han descubierto otros factores que conviene tener muy en cuenta. Te contamos cuáles.Proteína C- ReativaLos investigadores apuntan a esta proteína (fabricada por el hígado como respuesta a las alarmas del sistema inmunitario) como marcador de riesgo cardiovascular, incluso en niños. Aunque aún no se conoce bien la relación exacta entre la PCR y la enfermedad de las arterias, se sabe que indica una inflamación en los vasos sanguíneos. De hecho, un estudio con 28.000 mujeres comprobó que las que tenían niveles altos de proteína C-Reactiva tenían el doble de propensión de padecer enfermedad coronaria que las que tenían niveles altos de colesterol "malo". "Si tienes antecedentes familiares de enfermedad coronaria en ausencia de otros riesgos cardiovasculares, puede que tengas niveles altos de esta proteína por haber heredado ese factor de riesgo", señala el dr. Pedro Mata, cardiólogo del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid. Cada vez más especialistas piden pruebas de PCR para identificar a personas con amenaza de sufrir ataque cardiaco o ictus.Te conviene saber: valores de PCR de 1.0 o menos se consideran de riesgo bajo. Entre 1.0 y 3.0 mg/l, normal y más de 3.0, elevado. Los valores de PR pueden multiplicarse por 10 cuando estamos resfriados o con gripe. La prueba no debe reemplazar al test de colesterol.HomocisteínaEl organismo produce este aminoácido al metabolizar las proteínas, especialmente, las de origen animal. Sus niveles elevados en el organismo disparan el riesgo de enfermedad coronaria. En un estudio noruego realizado con 600 mujeres y hombres afectados de dicha enfermedad se vio que las probabilidades de mortalidad de los que tenían altos niveles de homonocisteína eran ocho veces mayores que el de los que tenían niveles más bajos. A pesar de lo contundente del dato, la pregunta de los investigadores sigue siendo: ¿Es la homocisteína causa o factor de la enfermedad cardiovascular o un marcador de otros problemas? ¿Reducimos nuestro riesgo si reducimos sus niveles? "Aunque se sabe que puede dañar el recubrimiento interior de las arterias (y favorecer así la aparición de placa arterial y la formación de trombos), todavía no existen suficientes pruebas como para recomendar un tratamiento", aclara el dr. Mata.Te conviene saber: el organismo emplea ácido fólico y vitaminas B6 y B12 para utilizar la homocisteína como energía. Aunque los suplementos de esas vitaminas pueden ayudar a controlar los niveles de dicho aminoácido, los expertos desaconsejan usar dosis mayores que las contenidas en una dieta equilibrada.LP (a)El Lp(a), una variedad del colesterol LDL, es un compuesto orgánico que puede acarrear muchos problemas al corazón. Compuestas de un núcleo de colesterol y un recubrimiento de proteína pegajosa, sus partículas propician la formación de trombos causantes de infartos de miocardio e ictus. Además, ayudan a que el colesterol "malo" se pegue más fácilmente a las arterias. Niveles altos de Lp(a) son un importante factor de riesgo de aterosclerosis temprana. Lo peor es que puede afecatar a personas con niveles de colesterol normales.Te conviene saber: altos niveles de Lp(a) en mujeres están asociados a un exceso de peso.