Diabetes

Diabetes

Diabetes

Está considerada por los especialistas como una nueva pandemia que afecta a más de 180 millones de personas en todo el mundo, de las cuales más de dos millones y medio son españolas. Teniendo en cuenta que la mitad de quienes la padecen lo desconocen y que uno de cada tres no sabe cuáles son sus síntomas ni sus consecuencias, es obligado intentar un acercamiento a esta enfermedad crónica.Se trata de un grupo de trastornos metabólicos caracterizado por un elemento común, el exceso de azúcar (glucosa) en la sangre debido a un defecto en la secreción de insulina del páncreas, a que el organismo no la puede utilizar eficazmente o a una combinación de ambos factores. La glucosa es la principal fuente de energía para el cuerpo humano y todas las células del organismo la necesitan para mantener las funciones vitales (el latido cardíaco, los movimientos digestivos, la respiración…), la temperatura corporal y los movimientos musculares. Pero, para ser eficaz, la glucosa necesita la mediación de la insulina. Ésta es la llave que permite que el azúcar entre en las células para que la utilicen como combustible. Cuando la glucosa no se puede alojar en las células para ser transformada en energía (metabolismo) y se acumula en la sangre en niveles elevados, surgen problemas en la vista, los riñones, el sistema circulatorio? Es este exceso de azúcar en la sangre (hiperglucemia) el que contribuye al desarrollo de complicaciones producidas por la afectación de los vasos sanguíneos, tanto de pequeño calibre (microvasculares) como de gran (macrovasculares), que incrementan los daños en otros órganos la mortalidad relacionada con la enfermedad, y reducen la calidad de vida.Las más habituales
La enfermedad adopta diferentes formas, pero las más comunes son las de tipo 1 y tipo 2, así como la diabetes gestacional.TIPO 1
– ¿Quién la padece? Gente joven, normalmente antes de los 35 años. En la mayoría de los casos, se considera una enfermedad del sistema inmunológico en la que las células del páncreas productoras de insulina son atacadas y destruidas por otras células del propio organismo.
– ¿Cuál es su causa? Se desconoce, aunque existe una cierta predisposición genética. Su aparición, por lo general, es brusca y los síntomas son una intensa sensación de sed (polidipsia), una producción excesiva de orina (poliuria), hambre constante (polifagia), pérdida de peso, alteraciones visuales y fatiga.
– ¿Cómo se trata? Los pacientes diagnosticados de este tipo de diabetes precisan tratamiento con insulina exógena. Ésta se fabrica en el laboratorio por bioingeniería genética y se llama "insulina humana", porque es exactamente igual a la que crea el páncreas de las personas. Puede ser de acción rápida, intermedia o prolongada. Cada una actúa de distinta forma y cada enfermo debe utilizar el tipo recomendado por su médico. Los dispositivos para la administración de insulina son: las jeringuillas desechables, las plumas precargadas desechables o plumas con cartuchos, más cómodas para utilizar fuera de casa, y las bombas de infusión continua de insulina.TIPO 2
– ¿Quién la padece? El 90% de los diabéticos sufre esta modalidad. Es conocida como la "diabetes del adulto" por su aparición en personas de edad más avanzada y se debe a que el organismo no utiliza eficazmente la insulina.
– ¿Cuál es su causa? Entre las más comunes se encuentran la inactividad física y la obesidad, el sedentarismo, el consumo de dietas ricas en grasa y bajas en fibras… Los síntomas son similares a los de la diabetes de tipo 1, pero menos acentuados, por lo que es posible que la enfermedad se diagnostique varios años después de su inicio, cuando han aparecido sus complicaciones. También puede desarrollarse en niños obesos.
– ¿Cómo se trata? Juega un papel fundamental el estilo de vida, y comienza con una etapa de dieta y ejercicio para, progresivamente, ir incorporando fármacos orales que reducen los niveles de glucosa en sangre. En estadios avanzados pueden necesitar insulina.