Enfermedades escondidas

Enfermedades escondidas

Enfermedades escondidas

A sus 41 años, Esther Méndez presumía de buena salud. "Mi única visita al médico es la revisión ginecológica anual", decía. Hace un año tuvo un ictus transitorio. En Urgencias le dijeron que detrás de este accidente cerebrovascular había una hipertensión no tratada.Por suerte, no le han quedado secuelas, pero Esther se pregunta por qué el ginecólogo jamás le tomó la tensión, cuando esa simple rutina hubiera podido diagnosticar el problema y prevenir el ictus.INFRADIAGNÓSTICOSA veces, los pacientes se avergüenzan de ciertos síntomas, por ejemplo de los ronquidos, y no los mencionan. Es una vergüenza peligrosa, ya que pueden no ser relevantes o ser síntoma de una apnea del sueño, un trastorno que, si no se trata, puede tener consecuencias graves.Otros pacientes minimizan sus síntomas. Por ejemplo, dicen que llevan meses agotados, pero añaden: "No sé por qué me quejo, si no paro en todo el día". Esa actitud puede desanimar al médico a buscar la causa real del problema (puede ser depresión, hipotiroidismo, anemia e incluso insuficiencia renal crónica) y retrasar el diagnóstico.Para animar al diálogo abierto entre el médico y el paciente, hemos revisado cuatro enfermedades infradiagnosticadas. Su mejor comprensión podría ayudarnos a identificarlas antes de que se conviertan en una amenaza para la vida.Enfermedades que se escondenHipotiroidismoLA GLÁNDULA TIROIDES es un órgano ubicado en el cuello, encima del hueso esternón. Tiene forma de mariposa, con dos lóbulos laterales unidos por uno medio o istmo. Normalmente, pesa entre 20 y 25 g. Cuando no funciona bien, los procesos metabólicos se desajustan y todos los órganos se ven afectados. Las hormonas tiroideas son esenciales para el adecuado funcionamiento de todo el cuerpo. Les indican a los diversos órganos la velocidad con que deben darse los procesos metabólicos.EL TRASTORNO más común es el hipotiroidismo. Ocurre cuando no libera suficientes hormonas a la sangre y el metabolismo se reduce.CUÁNDO DIAGNOSTICAR hipotiroidismo es ahora la polémica. Algunos especialistas creen que se debe hacer incluso en casos leves (hipotiroidismo subclínico, que afecta a entre el 4% y 10% de la población y al 20% de las mujeres de más de 60 años). Otros piensan que sólo hay que tratar casos en los que exista una mayor disfunción tiroidea. Los defensores de la primera opción dicen que este trastorno es ya una condición seria en sí misma, con síntomas como cansancio, hipercolesterolemia, irregularidades menstruales, infertilidad y bajos cocientes de inteligencia en los hijos de las embarazadas afectadas. Esta falta de unificación de criterios no permite calcular cuántas personas no reciben un tratamiento que estaría indicado (se cree que el 50% de los casos).LOS SÍNTOMAS son de lo más ubicuos, lo que complica su diagnóstico: gran sensibilidad al frío, estreñimiento, piel pálida y seca, uñas y cabello débiles, sensación constante de cansancio, voz ronca, dolores y rigidez en músculos y articulaciones, síndrome del túnel carpiano, aumento inexplicable de peso, depresión, infertilidad, reglas abundantes.SI NO SE TRATA, el hipotiroidismo puede contribuir a la aparición de enfermedad coronaria, diabetes, apnea del sueño, fallos de memoria… La forma más extrema del trastorno, el mixedema, es potencialmente mortal. Cuando se desarrolla, se acumula líquido en el corazón y los pulmones, los reflejos disminuyen y la capacidades mentales se reducen. Para evitar riesgos, no lo dudes ni un momento: comenta con el médico cualquier posible síntoma de hipotiroidismo que adviertas.Por Marisol Guisasola