Láser, el bisturí del futuro

Láser, el bisturí del futuro

Láser, el bisturí del futuro

Es rápido, limpio y preciso. Por eso se está convertido en una herramienta imprescindible en los quirófanos.La palabra láser corresponde a las siglas en inglés de amplificación de luz mediante emisión estimulada de radiación. Es decir, es una emisión de luz de un solo color y todos sus rayos se desplazan en una dirección, lo que permite concentrar una gran energía en un sólo punto. Por eso es capaz de cortar, quemar, coagular o destruir un tejido con precisión, limpieza y rapidez: los cortes son mínimos, muchas intervenciones son ambulatorias, hay menos peligro de infecciones y casi no se pierde sangre.Los tratamientos son selectivos y apenas lesionan el tejido vecino. Por eso, los pacientes se recuperan antes, explica el doctor Mario A. Trelles, presidente de la Sociedad Española de Láser y de la Sociedad Europea de Láser en la Cirugía Plástica.REVOLUCIÓN EN CIRUGÍATodos hemos oído hablar del láser como la herramienta que ha liberado a millones de miopes de sus gafas o que ha hecho posible la anhelada depilación definitiva. Sin duda, es en el campo de la estética donde los avances resultan más llamativos. Pero también está revolucionando la cirugía, ya que permite reducir la duración y la complejidad de las intervenciones y puede usarse en casi todas las especialidades.Pero aún hay más: el láser también se utiliza para combatir el dolor en cualquier parte del cuerpo, como tensiones en la espalda, problemas en las articulaciones, molestias de tipo reumático, etc. Por un lado, el haz de luz ejerce una acción antiinflamatoria, activadora de la circulación y bioestimuladora sobre las zonas afectadas. Por otro, relaja el sistema nervioso cuando se aplica en los puntos reflejos, como las cervicales y las plantas de los pies o las manos.¿En qué operaciones se utiliza?Además de para tratamientos cosméticos, cada vez en más especialidades médicas se emplea este método para ciertas intervenciones quirúrgicas.OTORRINOLARINGOLOGÍA- Amígdalas. Si crecen demasiado, impiden que el niño respire correctamente. El láser las reduce en lugar de extirparlas. Así se conserva la producción de defensas.- Cornetes. Su crecimiento excesivo limita el paso del aire y produce la sensación de catarro permanente. Se corrige reduciéndolos.- Ronquidos. El problema se puede evitar extirpando la campanilla y parte del paladar blando.- Cáncer de laringe. La cirugía convencional pone en peligro la voz, mientras que el láser es más conservador y evita la traqueotomía.OFTALMOLOGÍA- Miopía. Es la dificultad para enfocar los objetos lejanos. La cirugía refractiva se puede aplicar hasta con 12 o 14 dioptrías.- Hipermetropía. Se ve borroso de cerca. Se pueden corregir hasta cinco o seis dioptrías.- Astigmatismo. Las imágenes se ven distorsionadas porque la curvatura de la córnea es mayor en un eje que en el otro. El láser elimina este desequilibrio.- Presbicia. Endurecimiento del cristalino. Mediante esta técnica, el ojo dominante queda enfocado para ver de lejos y el no dominante, para ver de cerca.- Cataratas. El láser las disuelve.GINECOLOGÍA- Lesiones de vagina y útero. Al colposcopio se le añade un láser para vaporizar, si se encuentra una lesión benigna, o cortar, en caso de biopsia.- Verrugas genitales. No hay un tratamiento definitivo, pero la vaporización con láser las elimina sin dolor.- Endometriosis. Permite cortar el tejido endometrial sin dañar otros órganos.DERMATOLOGÍA- Cáncer de piel. Se aplica para vaporizar las células cancerosas, siempre que se trate de carcinomas superficiales.- Psoriasis. El láser aclara las escamas y proporciona alivio.- Vitíligo. Estimula la migración de melanocitos, que se implantan en zonas despigmentadas para igualar el color.- Léntigos y manchas solares. Rompe las moléculas de melanina y deja una pequeña costra que se cae en una semana.PATOLOGÍA VASCULAR- Varículas en las piernas. Se deben a un problema de insuficiencia vascular. El láser cierra los vasos sanguíneos mediante la energía emitida.- Cuperosis facial. Se utiliza esta técnica para destruir el vaso sanguíneo que produce las venitas de la cara.- Hemangioma. Es una lesión cutánea de color violáceo. La duración del tratamiento varía según el tipo y su extensión.UROLOGÍACirugía de próstata. Se usa en casos de hiperplasia benigna, cuando la próstata aumenta de tamaño y provoca trastornos de la micción. El láser de luz verde emite pulsos muy rápidos que vaporizan los tejidos blandos sin quemarlos. La recuperación es muy rápida.PROCTOLOGÍAHemorroides. Se extirpan los vasos dilatados en la zona ano-rectal y se ligan en su base. El bisturí tradicional provoca quemaduras en el tejido sano vecino, mientras que el láser apenas los daña. También se aplica a fisuras y pólipos.NEUROLOGÍA- Hernia discal. Mediante esta técnica se vaporiza el tejido del disco intervertebral que oprime el nervio espinal, con lo que el núcleo pulposo se retrae y lo deja libre.- Tumores en la espalda. Unos sistemas parecidos a los de la radioterapia envían un rayo de fotones a través del láser al tumor, destruyéndolo sin tocar las estructuras sanas.Seis razones para recurrir a él1. Requiere menos tiempo de hospitalización. Los pacientes acuden a las llamadas clínicas de día y obtienen el alta a partir de seis horas después de la intervención.2. La recuperación es más rápida. Se puede reanudar la vida cotidiana pocas horas después de la operación.3. Hay menos posibilidad de adherencias post-operatorias (no se usan gasas, guantes, etc.) y de complicaciones infecciosas.4. Sus cicatrices son invisibles. El efecto estético es importante.5. Provoca menos dolor postoperatorio. Al ser una cirugía mínima y conservadora, los tejidos se inflaman mucho menos.6. Tiene pocos inconvenientes. En la cirugía oftálmica corta la córnea, por lo que hay que usar gafas protectoras. También puede causar quemaduras en la piel.