Maneras de cuidar el hígado

Cuidar el hígado

Ten un hígado sano siguiendo estos consejos.

El hígado es un órgano vital del cuerpo, por lo que después de estas fiestas es aconsejable que le des un respiro para que siga funcionando correctamente.

Tomar café recién preparado: El café aporta propiedades antioxidantes que son benéficas para las células del hígado, pero solamente si el café está recién preparado. Después de 20 (o al recalentarlo), puede perder sus propiedades y en lugar de ayudar, lo intoxica.

Evita el enojo: Según la medicina china, una experiencia de ira explota una capa envolvente de calor en el hígado que desequilibra sus funciones. La acupresión puede liberar ese exceso de calor. Para hacerlo, presiona la zona entre el dedo gordo y segundo dedo del pie mientras respiras lenta y profundamente.

Apnea: existe la conexión entre los ronquidos, el hígado, la fatiga y los dolores de cabeza muy fuertes. Las personas que roncan sufren apnea y tienen mayor desgaste hepático debido a la repetida falta de oxígeno. Por lo tanto, para mejorar esto lo que se debe hacer es cambiar el colchón, la almohada, nivel de luz y ruido, también un ajuste químico como reducir el consumo de lácteos, azúcares y proteína animal que causan exceso de mucosidad que obstruyen las vías respiratorias; cuando no hay oxígeno el hígado no puede desintoxicar la sangre.

Haz una dieta desintoxicante: Durante el día toma té verde; por la mañana, rompe el ayuno con una toronja, o bien intégrala a ensaladas con hojas como rúcula, diente de león, espinaca, achicoria o mostaza; evitan la acumulación de grasa en el hígado y estimulan la producción enzimática.

Ejercicio: El hígado te agradecerá que día a día hagas una caminata de por lo menos 30 minutos, esto fortalecerá la resistencia a la insulina y equilibra los niveles de colesterol.

Consumir cinc: Este mineral es necesario para que las células lleven a cabo sus funciones catalíticas, estructurales y de regulación. Puedes obtenerlo mediante suplementos y cápsulas, o bien, a través de la ingesta de mariscos, ostras, legumbres y germen de cereales.