Los 5 pecados a la hora de hacer dieta

¿Llevas días haciendo dieta y aún no logras ver los resultados? Seguramente es porque estás cometiendo alguno de estos 5 pecados.

Saltarse comidas

Si eres de las que aún piensa que no comer significa adelgazar más rápido, temo decirte que estás totalmente equivocada. Cuando cometes este enorme pecado de la dieta, tu cuerpo entiende que no hay alimento suficiente para funcionar de manera normal. Así que tu metabolismo trabaja lento para consumir menos calorías y acumular nutrientes en las siguientes comidas.

El cubierto en una mano y el celular en la otra

¡Deja las distracciones! Olvídate de cualquier cosa que te distraiga; la hora de comida es sagrada. Dedícate a disfrutar tus alimentos con la atención que esta actividad merece. De lo contrario, al estar distraída corres el peligro de comer de más. ¿No te lo esperabas verdad?

Desvelarte

Si creías que no existía algo peor que no dormir lo suficiente estás equivocada. A las tremendas ojeras que vas a traer al día siguiente, súmale un apetito voraz que hará que obviamente comas más de lo que necesitas. Eso se debe a que cuando no duermes entre 7 y 9 horas, tu cuerpo produce más cantidad de la hormona grelina, la encargada de estimular el apetito.

Abusar de los productos light

No hay nada más falso que creer que ingerir productos light o bajos en calorías beneficiarán tu dieta. Estos falsos amigos sólo aportan un mínimo de 10% menos de calorías que el producto usual.

Evitar lácteos y carbohidratos

Las dietas bajas en carbohidratos tienden a elevar los niveles de colesterol, además de que provocan estreñimiento por la falta de fibra. Lo único que sí debes dejar a un lado es en pan dulce. Por lo demás no te preocupes, ya que la pasta, los cereales, el arroz y el pan son fuentes de energía. Además de que contienen vitamina B, para ayudarte a estar relajado.

No olvides que…

  • Tu mamá no te miente cuando te dice que el desayuno es la comida más importante del día. Hazle caso y recuerda también comer algo cada 3 horas.
  • Cuando duermes lo suficiente tu cuerpo se regenera y desintoxica.
  • El secreto no es dejar de comer, es comer bien y ser constante.
  • Cualquier dieta es mejor si haces ejercicio también.
  • Ni smoothies, ni jugos raros. La mejor opción siempre va a ser el agua natural o el té verde.