Por qué estoy tan cansada?

Por qué estoy tan cansada?

Por qué estoy tan cansada?

Lo siento, no puedo salir esta noche; estoy agotada". "Últimamente siento como si me hubieran acabado las fuerzas". "¿Hacer el amor ahora? Mejor lo dejamos para otro día…". Si eres como la mayoría de las mujeres, estas frases te resultarán familiares. Y es que, como decía un experto en el último Congreso de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), "las mujeres están atravesando una crisis energética que parece no tener explicación; de hecho, el cansancio es una de las quejas que más escuchamos en nuestras consultas".Sin duda, el esfuerzo de conciliar trabajo, casa, hijos y la falta de sueño que suele acompañar a todo ello es, a menudo, explicación suficiente. "Cualquier persona que duerma menos de seis horas al día acabará sufriendo de cansancio, tanto si tiene 18 años como 55", señalan en el departamento de Neurología de la Clínica Universitaria de Navarra. Si ése no es tu caso y duermes siete o más horas diarias, pero sigues sintiéndote agotada ?y sobre todo si ese cansancio se prolonga durante más de una semana ?, es el momento de pensar en una revisión médica. Aunque puede ser síntoma de enfermedades serias, en la gran mayoría de los casos el cansancio suele deberse a trastornos menos importantes. Uno de ellos es la anemia.Un gran porcentaje de mujeres en edad fértil, especialmente las que han dado a luz recientemente o tienen menstruaciones copiosas, experimentan anemia. El problema se produce cuando la hemorragia conduce a una deficiencia de hemoglobina (proteína rica en hierro presente en los glóbulos rojos, encargada de transportar el oxígeno de los pulmones a otras partes del organismo).Al no llegar suficiente oxígeno a los tejidos y órganos, aparece el cansancio y otros síntomas de anemia, como mareos, sensación de frío, somnolencia, irritabilidad… Un análisis de sangre puede confirmar o descartar un diagnóstico de anemia. El tratamiento consiste generalmente en suplementos de hierro y la inclusión de alimentos ricos en hierro en la dieta (espinacas, brécol, carne roja, hígado…).