Problemas oculares

Problemas oculares

Problemas oculares

Las intervenciones ambulatorias de bajo riesgo y sin costes desorbitados, son la solución más novedosa para los problemas oculares. Pero para poder tratarlos correctamente es indispensable que conozcas sus síntomas.MiopíaSÍNTOMAS. Incapacidad para distinguir claramente los objetos lejanos. Se produce por herencia o por factores ambientales, como la llamada "miopía escolar": niños predispuestos a ser miopes, que fuerzan la vista para enfocar las imágenes cercanas (libros, ordenador…) en detrimento de la visión lejana.TRATAMIENTO. Se corrige con lentes esféricas negativas o mediante la cirugía refractiva con láser excímero, para pacientes que tienen hasta 12-14 dioptrías. En el caso de tener más, se puede recurrir a las lentes intraoculares.HipermetropíaSÍNTOMAS. La hipermetropía consiste en la dificultad para enfocar los objetos cercanos (a partir de seis o siete metros) produce cansancio visual, visión borrosa y, en los casos más graves, cefaleas y náuseas.TRATAMIENTO. Se trata con gafas o lentes de contacto convexas, es decir con lentes esféricas positivas. Si el paciente tiene 5 o 6 dioptrías, puede operarse con láser excímero. Para las hipermetropías altas se implantan lentes intraoculares.AstigmatismoSÍNTOMAS. Los que padecen astigmatismo, oscilan desde una ligera fatiga visual hasta una dificultad para ver bien a cualquier distancia. El problema se agrava si se asocia con miopía o hipermetropía.TRATAMIENTO. Lentes cilíndricas positivas o negativas: gafas o lentes de contacto. Láser excímero y lentes intraoculares.PresbiciaQUÉ ES. Se trata del endurecimiento gradual del cristalino, también llamado vista cansada. Es común a partir de los 40 años.SÍNTOMAS. Dificultad para ver de cerca.TRATAMIENTO. Exige el uso de gafas bifocales o progresivas. También se puede corregir mediante cirugía. Las opciones son el láser (técnica Parm), el implante de lentes multifocales y acomodativas.¿Quién puede operarse?Desde principios de los años 90 se utiliza el láser excímero o Lasik, que elimina las dioptrías mediante el esculpido de las capas intermedias de la córnea. Es una técnica segura, indolora y rápida: la cirugía se realiza en menos de 10 minutos y no requiere hospitalización. Los requisitos para operarse son: en el caso de padecer miopía, no tener más de 14 dioptrías y con hipermetropía o astigmatismo no superar las cinco o seis dioptrías.Tras la intervención, durante las primeras horas se ve borroso, los ojos se enrojecen con facilidad y se produce una sensación de "arenilla". Tres días después, las molestias desaparecen y la visión es correcta. Hay que tomar precauciones durante las semanas posteriores: utilizar colirios antiinflamatorios, gafas protectoras para hacer deporte y no frotarse los ojos ni maquillarlos.Los pacientes con más de 12 dioptrías de miopía o cinco de hipermetropía son una minoría que queda privada de la operación con láser, pero que también pueden despedirse de las gafas. La solución consiste en implantar unas lentes intraoculares por delante del cristalino con la graduación necesaria, como si se tratara de unas lentillas permanentes. La intervención es sencilla y se realiza de manera ambulatoria, tras aplicar una anestesia en gotas. Pocos minutos después comienza la recuperación de la visión.