Stop a nuestros 10 peores enemigos. I parte

Stop a nuestros 10 peores enemigos. I parte

Stop a nuestros 10 peores enemigos. I parte

Las españolas tenemos el récord de esperanza de vida en Europa, con más de 83 años. Pero para vivir más y mejor, hay que conocer y evitar las enfermedades que más víctimas femeninas se cobran cada año. ENFERMEDADES CEREBROVASCULARES¿Sorprendida de este liderazgo? Si lo estás, eres como la mayoría de la gente, que cree que la primera causa de muerte en la mujer es el cáncer de mama. La patología más letal entre las españolas es la enfermedad cerebrovascular, causante de ictus isquémicos (ataques cerebrales causados por trombos o coágulos que impiden el aporte de sangre y oxígeno al cerebro) o ictus hemorrágicos (cuando los vasos del cerebro se debilitan y se rompen).Incluso si no provocan la muerte, los accidentes cerebrovasculares generan pérdida de facultades cognitivas y motoras, y son una de las principales causas de incapacidad física y mental.Factores de riesgoLa hipertensión arterial puede hacer prever un accidente cerebrovascular. Tabaquismo, obesidad, diabetes, niveles anómalos de colesterol y glucosa… se pueden evitar, mientras que los antecedentes familiares o la edad más de 65 años no son controlables.¿Qué puedo hacer?Incluso con un riesgo alto de ictus, puedes actuar para reducirlo. Controla la tensión arterial con ejercicio (camina a paso rápido durante un mínimo de media hora diaria) y sigue una dieta rica en verduras, frutas, legumbres y cereales integrales. Además, si es necesario, consulta a tu médico sobre la utilización de fármacos para la tensión. Es muy importante no fumar y tener vigilados los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa en sangre (si son elevados aceleran el deterioro arterial). Y recuerda: el exceso de peso corporal es perjudicial. ISQUEMIA CARDÍACASignifica un aporte reducido de sangre (y oxígeno) al corazón. Su causa más frecuente es la aterosclerosis: una enfermedad de las arterias que ven reducido su diámetro por la acumulación de "placa" (depósitos de colesterol y otras sustancias) en sus paredes interiores. La aterosclerosis favorece la formación de trombos o coágulos, que pueden reducir el flujo de sangre al corazón (angina de pecho) o bloquearlo totalmente (ataque cardiaco).Más mujeres que hombres padecen, sin saberlo, lo que se conoce como "isquemia oculta". También sufren más ataques cardiacos con síntomas equívocos, lo que se traduce en un mayor porcentaje de muertes. El estudio Framingham, del Instituto de Corazón, Pulmón y Sangre de EE.UU., ha comprobado que el 35 por ciento de los ataques cardiacos en mujeres no se identifican como tales.Factores de riesgoTener niveles altos de colesterol LDL (el "malo") y triglicéridos y/o niveles bajos de colesterol HDL (el "bueno") aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad. La hipertensión y la diabetes son otros dos importantes factores de deterioro arterial ¿Qué puedo hacer?No fumar y reducir el consumo de alcohol a una copa de vino al día. Sigue una dieta rica en vegetales frescos, legumbres, harinas integrales, pescados azules… y practica ejercicio para mantener un peso adecuado. Tienes que vigilar tu tensión y los niveles de lípidos y glucosa. Si tienes factores de riesgo, consulta a tu médico si debes tomar dosis bajas de aspirina a diario.INSUFICIENCIA CARDIACACuando ocurre, el corazón deja de bombear sangre de forma eficaz y ya no atiende bien las necesidades del organismo. Este bombeo deficiente produce congestión pulmonar y genera retención de líquidos en diversos tejidos del organismo (hígado, piernas, miembros inferiores…).Factores de riesgoLa insuficiencia cardiaca es, a menudo, el estadio final de otras dolencias como la cardiopatía isquémica (ataque al corazón e infarto), la hipertensión, los trastornos valvulares, los problemas cardiacos congénitos, la cardiomiopatía, las arritmias. El hipotiroidismo, la diabetes y la enfermedad pulmonar crónica también aumentan el riesgo.¿Qué puedo hacer?Lo mejor es evitar las diferentes formas de problemas cardiacos que conducen a esta situación. Para prevenir la enfermedad coronaria, debes controlarte la tensión arterial y los niveles de colesterol, seguir una dieta sana y equilibrada, mantener un peso adecuado, hacer ejercicio a diario y no fumar. En cualquier caso, es importante que sepas que algunas formas de insuficiencia cardiaca no pueden prevenirse.DEMENCIAEn realidad, no es una enfermedad aislada. Incluye un grupo de dolencias que implican problemas de memoria, comportamiento, aprendizaje, comunicación… Las dos primeras causas son la demencia vascular (por accidentes cerebrovasculares o ictus) y la enfermedad de Alzheimer.Factores de riesgoLas causas de demencia tratables abarcan la enfermedad cardiovascular (los ictus pueden causar demencia vascular), los tumores del cerebro, los problemas tiroideos, la hidrocefalia normotensa, los niveles bajos de vitamina B12 y las infecciones. La demencia suele producirse en edades avanzadas y es poco común en menores de 60 años. La mayoría de las causas no pueden prevenirse.¿Qué puedo hacer?Evita la enfermedad de las arterias (aterosclerosis) y la diabetes, con las recomendaciones ya indicadas de dieta sana y equilibrada, ejercicio físico, control de la tensión arterial y de los niveles de lípidos y azúcar en sangre. Además, no fumes y no bebas alcohol en exceso. Consulta a un neurólogo si crees que presentas algunos de sus síntomas.DIABETESCasi el 9 por ciento de los españoles mayores de 20 años y, más mujeres que hombres, padecen diabetes en España. En la mujer, el riesgo de desarrollarla aumenta considerablemente a partir de los 50 años. Aun peor: la mitad de las personas con diabetes no saben que la sufren, por lo que ésta queda sin tratar, causando estragos en todo el organismo.Cuando este trastorno no está controlado puede ser causa de ceguera, fallo renal, amputaciones de piernas, neuropatía… Por si no fuera bastante, las mujeres con altos niveles de azúcar crónicos tienen cuatro veces más riesgo de sufrir ataques cardiacos e ictus. El 90 por ciento de los casos de diabetes son del tipo 2, también llamada del adulto y asociada a exceso de peso y que puede prevenirse en gran medida.Factores de riesgoLa relación entre obesidad y diabetes es muy estrecha: el 80 por ciento de los diabéticos tienen exceso de peso. Los antecedentes familiares también son una señal de alarma.¿Qué puedo hacer?Hay estudios que demuestran que reducir en un 7 por ciento el peso corporal y hacer un mínimo de 30 minutos de ejercicio al día reduce casi en un 60 por ciento el riesgo de diabetes del tipo 2. La alimentación es muy importante: una dieta rica en verduras y frutas, los alimentos integrales, los frutos secos y los pescados (ricos en omega-3) reducen el peligro.