Sujetadores saludables

Sujetadores saludables

Sujetadores saludables

La función de un sujetador no es sólo realzar el escote: ha sido diseñada para sostener el pecho. Por eso, una elección inadecuada puede agravar ciertos problemas no sólo de estética (caída) sino también de salud, como rojeces en la piel, dolores de espalda, un mal drenaje linfático e, incluso, quistes mamarios. Eso sí, debe quedar claro que el sujetador no causa estos trastornos, pero el uso constante de una prenda inapropiada puede agravarlos. Siguiendo las recomendaciones de los expertos, el sujetador adecuado debe ser cómodo en el contorno (que no se desplace ni que la parte trasera quede más alta que la delantera) y con unos tirantes lo suficientemente anchos para sujetar bien el peso de las mamas sin cargar el hombro.Sin embargo, la mayoría de las mujeres no sabe elegir la talla, el tejido, ni la forma más idónea para su constitución. Según un estudio realizado por la marca de lencería Belcor Pharma, hasta el 30% de las consultas médicas realizadas por dolores en el pecho están directamente relacionadas con la utilización inadecuada de esta prenda íntima.Te indicamos algunas recomendaciones para escoger el sujetador idóneo:
Busca distintos tejidos y grosores, según el uso que le vayas a dar y la sujeción que necesites.
El sujetador nunca debe comprimir ni apretar.
Cuidado con las gangas: si los aros no están bien protegidos por las costuras, existe el riesgo de que se claven y causen una lesión.
El pecho siempre debe ir firme, pero sin que el tórax ni la espalda vayan apretados.
No te dejes llevar por las modas, sino por tus necesidades. Recuerda que la elección de un mal sujetador puede contribuir a originar deformidades, crear malas posturas, rozaduras….
La parte trasera nunca debe quedar más alta que la delantera.

También podría gustarte